Mucho más que un sex shop o tienda erótica

Kunyaza, la técnica sexual africana para aumentar el placer femenino

Prácticas eróticas

12/05/2022

Kunyaza, la técnica sexual africana para aumentar el placer femenino

¿Sabías que en Ruanda el orgasmo femenino es de suma importancia?. Tenerlos es una cuestión de honor y los hombres se toman como una obligación conseguir que sus mujeres lo alcancen. Como no tenían a mano un vibrador o un succionador de clítoris como los de nuestra tienda, para conseguirlo no dudaban en utilizar hasta técnicas ancestrales. Y hoy os hablamos de una de ellas: la Kunyaza.

Cuál es el origen del Kunyaza

Kunyaza es una técnica milenaria que nació en África Central. Se ha transmitido de generación en generación hasta nuestros días, y aquí estamos nosotros para ayudar a esa transmisión.

El término kunyaza nace de una leyenda, que cuenta cómo la esposa del rey Kamagere, en una de las salidas del rey, se sintió sola y busco consuelo, y compañía sexual, en un guardia real. Sin embargo, el guardia no era capaz de penetrarla por miedo a que el rey tuviera represalias, por lo que se limitó a frotar su pene arriba a abajo contra los genitales de la reina. Y mira tú por donde que la cosa resultó de lo más placentera.

Por cierto, la traducción del término “Kunyaza” es “orinar”. Y tiene mucho sentido por lo que os vamos a explicar.

En qué consiste la técnica Kunyaza

La técnica Kunyaza consiste en estimular las terminaciones nerviosas de la vulva en su conjunto. Es decir, no sólo las del clítoris, con el glande, dedos o algún juguete sexual.

La mujer es la protagonista

La mujer es la absoluta protagonista de la Kunyaza, y, en concreto, su placer. Esta técnica basa todos sus movimientos en conseguir el placer de la mujer y que llegue al orgasmo. El squirting es básico, y es un líquido casi sagrado para los hombres africanos. ¡Es la señal de que han logrado su objetivo!

La penetración no es un “must”

Muchas veces se tiene la idea errónea de que el mayor placer sexual se consigue con una buena penetración. No seremos nosotros los que neguemos el gusto que produce, tanto para quien penetra como para quien es penetrado. De hecho, te dejamos nuestro post hablando sobre cómo llegar al orgasmo durante la penetración en el enlace. Pero sí que debemos recordar que la penetración no lo es todo.

Y si hablamos de Kunyaza, más aún, porque, para los que lo practican, no es para nada un acto obligatorio, por cuento se puede dar mucho placer a la mujer y hacer que llegue al orgasmo usando nuestros manos, labios, boca… ¡No siempre el pene debe entrar en acción, nunca mejor dicho!

Cómo poner la Kunyaza en práctica

Seguro que este nombre tan exótico te ha llamado la atención y estás pensando en sentirte todo un africano y ponerla en práctica. Pues aquí van algunos consejos para hacerlo con nota.

La importancia del lubricante en la Kunyaza

La Kunyaza no se entiende sin lubricación, por lo que, a la natural, deberéis añadir una lubricación extra con, por ejemplo, un lubricante con base de agua. Eso evitará roces molestos, fricciones o posibles lesiones.

Una vez que esté todo bien lubricado, la persona con vulva debe colocarse boca arriba o con la postura del perrito.

Estimulación exterior

En esta postura, la vulva estará más que preparara para recibir los suaves movimiento del glande, que irán frotando poco a poco los labios mayores, los menores y el clítoris. También podéis usar algún juguete sexual.

Sea como sea, debéis hacer la estimulación de un modo suave, de arriba a abajo, o con movimientos circulares en el sentido de las agujas del reloj y al revés. No presionéis mucho, es una estimulación a base de caricias.

Si queréis seguir explorando, podéis incluir movimientos en zigzag. No hay límites a los movimientos que uséis, basta con que aprendáis a conocer a vuestra pareja para descubrir cuál es el que más le gusta. ¿Una pista? Escucha sus gemidos, el ritmo de su respiración, observa sus caras de placer… vas a saber fácilmente cuál es el movimiento que más le gusta.

En este punto podéis usar alguna crema estimulante con efecto calor. ¡Añadiréis un extra de placer!

Y no os olvidéis del resto de zonas erógenas femeninas: acaricia otras zonas del cuerpo, besa a tu pareja, susurra al oído…

Estimulación interior

Como hemos dicho antes, la penetración no es obligatoria, pero si sentís que ha llegado el momento de hacerla y que os puede ayudar a que la mujer alcance ese clímax que buscamos como buenos “africanos”.

Podéis recurrir a la penetración, pero no del modo que la conocemos. En esta técnica basta con una leve penetración, que sólo introduzca el glande y desde ahí continúe con esos movimientos suaves que venimos haciendo desde el exterior.

Os podemos asegurar que la técnica del Kunyaza, basada mucho en un sexo lento, es absolutamente placentera. ¿Os animáis a probarla hoy mismo?

Entradas recientes

Comentarios recientes