Mucho más que un sex shop o tienda erótica

Cómo dar placer a un hombre

Prácticas eróticas

04/03/2022

Cómo dar placer a un hombre

Hay quien piensa que la masturbación solo sirve para dar placer, como parte de los preliminares de cualquier encuentro sexual o como medio de alcanzar el orgasmo. Nada más lejos de la realidad.

Los grandes beneficios de la masturbación

La masturbación refuerza vínculos de pareja, genera intimidad y confianza y mejora la comunicación. No solo eso, en el caso de los hombres, ayuda a controlar la eyaculación y a prolongar el orgasmo, previene la disfunción eréctil y mejora la calidad de los espermatozoides si se realiza antes del coito.

Mejores técnicas de masturbación para él

Que todos los hombres disfrutan como locos cuando alguien les masturba (o cuando lo hacen ellos mismos) es innegable. Pero también lo es que cada uno lo hace de un modo, y para eso hay diferentes técnicas.

Técnica clásica

Sencilla: se sitúa una mano abrazando el glande y se mueve de arriba abajo. Según vaya creciendo la erección, el movimiento será más largo, desde el glande a la base y al contrario. La presión y la rapidez ya va en gustos, aunque la variedad siempre es un plus.

A dos manos

Igual que la anterior técnica, pero con una pequeña variante: son las dos manos las que realizan el movimiento y pueden ir en la misma dirección o en la contraria. Hay una variante, se trata de entrelazar las manos y colocar el pene entre ellas.

Dedos ágiles

En este caso solo son necesarios dos dedos, el pulgar y el índice. Ellos solitos se valen para abrazar el glande y estimularle con un masaje en el pene al ritmo que resulte más estimulante.

Al revés

La mejor técnica para aquellos que buscan sensaciones intensas o provocarlas en la pareja. Y es muy fácil: es la técnica clásica, pero con el pulgar hacia abajo, en lugar de hacia arriba.

Hacer fuego

Fácil de imaginar, pero no siempre de poner en práctica si lo que se busca es dar placer de verdad. Manos a ambos lados del pene y se mueven de un lado a otro, primero con suavidad, el ritmo y la presión ya se irán cogiendo.

La cascada

Si se llama así es porque el agua es protagonista. Y no hay que hacer ningún esfuerzo, basta con colocar el pene debajo de la ducha y regular el agua para que salga calentita y a la presión perfecta. Solo queda una cosa: dejarse llevar.

El invitado desconocido

Si hay una técnica de masturbación curiosa es esta. Y es perfecta para buscar el propio placer, pero con la sensación de que es otra persona quien está tocando y acariciando. ¿Cómo se consigue? Apoyando la mano bajo el cuerpo hasta que se duerma y, una vez lo haya hecho, comenzar a masturbarse.

Sexo oral

Si a un hombre le preguntas si prefiere que le masturben con la mano o con la boca, seguramente la respuesta sea unánime, siempre y cuando se use la técnica adecuada, claro. En cualquier caso, si cuando das a elegir entre labios y manos el resultado es el mismo, por algo será. 

El punto H

Sí, ellos también tienen su “punto débil” o explosivo, según se mire. El equivalente al punto G de la mujer es el punto H. ¿Dónde está? En la próstata. Esa pequeña glándula está llena de terminaciones nerviosas, tanto, que con solo tocarla se puede provocar un orgasmo demoledor. Eso sí, hay que entrar por la “puerta de atrás”, algo que no a todos les resulta cómodo, así que nada como entretenerlos con un poquito de sexo oral.

Acaricia el escroto

El escroto es esa parte que hay debajo del pene, que contiene los testículos y que a veces se olvida. Sin embargo, es otro de los puntos erógenos del hombre. Sostenerlo con suavidad, acariciarlo o presionarlo ligeramente les vuelve también locos.

Lo que rodea la masturbación masculina

Disfrutar de la masturbación puede ser cosa de uno, pero también de dos, y puede ser igualmente placentero. Es importante elegir el momento adecuado, dedicarle el tiempo y el mimo que se merece y disfrutar tanto del camino como de la meta. Un camino en el que pueden entrar los juegos de roles, las fantasías o pequeñas ayuditas externas.

Por supuesto, aunque erróneamente se entienda la masturbación masculina unida solo a dos conceptos, pene y manos, hay que vivirla como mucho más. Y es que cuando se juega en pareja implica confianza, intimidad y a veces también descubrimiento que llevará las relaciones sexuales a otro nivel.

Qué hacer mientras le masturbas

Ya tienes las manos ocupadas y a él pendiente solo de lo que haces con ellas. ¿Ahí acaba todo? La respuesta es no, puedes hacer mucho más para volverlo loco.

Hablarle (y no muy fino)

Seguramente a él le cueste articular palabra mientras le masturbas, pero tú sí puedes hacerlo. Unas palabras subiditas de todo al oído o algunas frases que en circunstancias normales muchos considerarían “sucias” harán que la temperatura de su cuerpo suba algunos grados, seguro.

Besos apasionados

Nada de suavidad ni de medias tintas, el goce será mucho mayor. En este caso eres tú quien tiene el mando y lo puedes demostrar de muchas formas, una de las más efectivas: besos tan intensos como el movimiento de las manos.

Acariciar los testículos

No son tan sensibles como el glande, pero casi, así que solo hay que bajar un poco y utilizar las manos para darle placer en todos los sentidos y en casi todos los puntos. Y si se combina la estimulación oral del pene con la manual en los testículos, el clímax no tardará en llegar.

Agarrarle el pelo y la espalda

Es una muestra de que quien está dando placer también está disfrutando, así que mejor no cortarse en este sentido. A ellos también les excita.

Juega con el perineo

Es la zona que hay entre el escroto y el ano y es muy, muy sensible. Por eso también hay que prestarle la atención que se merece. Una simple caricia o una ligera presión les resulta tremendamente excitante.

La masturbación es mejor aún con juguetes

Los juguetes son un buen aliado para mejorar la calidad de las relaciones sexuales y romper la monotonía. También lo son en la masturbación, ya que son capaces de intensificar sensaciones y de estimular varias zonas erógenas a la vez.

Además, son perfectos para experimentar porque los hay en diferentes formas y tamaños y también con diferentes niveles de estimulación. Cuando se usan en pareja, ayudan a conocerse mejor y descubrir cómo excitar y satisfacer más al compañero de juegos.

Tipos de juguetes que puedes usar en la masturbación

Hay infinidad de juguetes, para principiantes y para experimentados, el único consejo es elegir con buen criterio y seguir las instrucciones para evitar disgustos. Teniendo eso en cuenta, todo lo demás será solo placer.

Masturbadores masculinos

Vibradores, estimuladores de próstata, anillos de pene con vibrador, huevos masturbadores, succionadores… La lista es larga, así que lo mejor es experimentar, solo o acompañado. Con cualquiera de estos juguetes el placer está asegurado.

Cremas estimuladoras

Su uso es sencillo y proporcionan un enorme placer. La cremas frías o calientes, son ideales en la masturbación, ya que ayudan a que las manos se deslicen con mayor suavidad. Y cuando empiezan a hacer efecto, cualquier sensación es mucho más intensa.

Accesorios de masaje

Ayudan de muchas formas. Pueden ser cremas para potenciar la erección, aceites aromáticos de efecto afrodisiaco, velas, antifaces para que quien recibe el masaje experimente el placer de una forma más intensa…

El sexo no es solo penetración, hay muchas formas de alcanzar el clímax y también de elevar la temperatura para que el coito sea mucho más potente. Y en cualquiera de esos casos, la masturbación es un gran aliado. Así que ¿por qué no experimentar?

Entradas recientes

Comentarios recientes