Mucho más que un sex shop o tienda erótica

Cómo hacer los mejores masajes de pene

Consejos

17/05/2022

Cómo hacer los mejores masajes de pene

Eso de coger el pene y darle a la matraca arriba y abajo está estupendo y es muy placentero. Pero va siendo hora de experimentar nuevos movimientos. ¿No crees?

Qué son los masajes para el pene

Masajear el pene es estimular esta zona de los hombres que tanto placer les produce. Consiste en realizar movimientos sensuales, de diferente intensidad, en el miembro de tu chico. Si además lo acompañas de besos y caricias, la excitación será enorme.

Qué tener en cuenta

Antes de agarrar el miembro a tu chico y ponerte a practicar los masajes que a continuación te vamos a recomendar, conviene tener en cuenta algunos detalles. Por ejemplo: ten a mano un buen lubricante o aceite. Si es de base de agua, mejor, porque simulan el flujo vaginal y permitirá masajear el pene con suavidad y sin lesionar el glande.

Otro detalle importante es la postura en la que realices el masaje. Tu chico debe estar en una posición cómoda, que le permita relajarse y que a ti te facilite masajear el miembro sin producirle ningún daño o lesión.

Movimientos

Los movimientos iniciales deben realizarse de forma suave, por lo que, lo mejor, será comenzar siempre de arriba hacia abajo, lentamente, en el tradicional movimiento de masturbación que todos conocemos, siempre sin olvidar que el pene es muy sensible.

A medida que ganemos práctica, podemos ir girando la muñeca mientras la movemos hacia arriba. Y, del mismo modo, masajearemos la cabeza del pene. No olvides lubricar bien tus manos.

Presión

Los movimientos de presión suelen producir gran placer en el pene, pero hay que saber bien dónde presionar. Si no eres muy experta en la materia, es mejor presionar más cuando subimos la mano que cuando la bajamos.

Variedad

No seas monótona en tus movimientos, si los varías, lograrás un mayor dinamismo en la relación y una mejor estimulación del pene. Por ejemplo… ¿Has probado a usar las dos manos?

Tipos de Pene

Principales masaje de pene

Toma nota de los principales masajes que puedes realizar al pene.

Masaje de pene nº 1

Es el más conocido, puesto que se basa en el clásico “arriba-abajo-arriba”. Aunque, un poco evolucionado. Con una mano realizarás el movimiento, mientras que con la otra sujetarás la base del pene o acariciarás otras zonas erógenas como pueden ser el perineo, el ano, los testículos… No olvides comprobar, mediante miradas o incluso hablando, que a la persona que está recibiendo el masaje le gusta lo que haces. No queremos que nadie se sienta incómodo…

¿Quieres aumentar la zona sobre la que masajeas? Para ello, debes rotar la mano ligeramente cuando la subas, justo antes de bajarla, cambiando la posición, al tiempo que extiendes tus dedos.

Un truco de experto: varía la velocidad e intensidad de los movimientos e introduce paradas para luego volver a acelerar.

Masaje de pene nº 2

Se parece al masaje anterior, y de hecho podemos usar los dos juntos, uno detrás del otro o complementarlos. Pero en este es necesario que las dos manos sean las que intervengan para realizar el clásico masaje de arriba a abajo.

Si quieres introducir alguna variación, puedes hacerlo con las dos manos pero abriendo poco a poco los dedos de una de ella.

Masaje de pene nº 3

En este tipo de masaje, los auténticos protagonistas son los dedos pulgares. Mientras masajeas de abajo hacia arriba, los pulgares deben permanecer extendidos, de forma que, mientras realizas el movimiento, los pulgares toquen el glande.

Este masaje requiere de mucha suavidad, ya que el glande es una zona muy sensible.

Consejo de experto: este masaje no es apto para uñas largas… pues podrías lastimar el glande.

Masaje de pene nº 4

Una de las manos ocupará el glande, mientras la otra recorrerá el pene de abajo hacia arriba. La mano que sostiene el glande debe realizar círculos alrededor de la cabeza del pene, mientras envuelve el glande con la palma de la mano.

En este masaje es imprescindible el uso de un buen lubricante.

Masaje de pene nº 5

De nuevo vamos a usar aquí las dos manos, y de nuevo lo haremos con el clásico movimiento abajo, arriba, abajo, arriba… Pero la variación aquí es que las dos manos estarán entrelazadas con tus dedos.

En esta posición, debes intentar juntar las palmas y nudillos, lo que producirá una presión en el pene que, claro, buscamos sea placentera.

Una vez conocidos estos cinco tipos de masajes… ¿Ya sabes cuál vas a probar primero?

Entradas recientes

Comentarios recientes