Mucho más que un sex shop o tienda erótica

Tipos de pene, porque no todo es el tamaño

Pene

26/01/2022

Tipos de pene, porque no todo es el tamaño

Es un debate viejo y recurrente: ¿El tamaño del pene importa? Probablemente es complicado encontrar una opinión unánime al respecto, pero vamos a intentar poner algo de luz sobre el asunto y, de paso, analizar los tipos de penes más comunes.

¿Importa el tamaño?

Antes de analizar cuántos tipos de pene existen, lo primero que nos tendríamos que preguntar es cuál es el tamaño del pene que se considera normal. Y esto ya nos plantea la primera diferencia, porque no es lo mismo un pene de África o Sudamérica, donde son más grandes, que en Europa, donde son algo más pequeños. Si nos centramos en España, el tamaño medio del pene se sitúa entre los 13 y 15 centímetros.

Si tu pene mide menos que esa media, no te preocupes, porque todos los expertos suelen coincidir en que el tamaño del pene no importa a la hora de dar placer a tu pareja. ¿Sabes eso de que es mejor saber usarlo? Pues así es. Una erección más duradera y firme importa mucho más que el tamaño. ¿De qué sirve, por ejemplo, un pene grande si no consigue una erección completa?. Si tu pene no es tan grande pero es capaz de mantener una fuerte y prolongada erección, a tu pareja no le importará lo más mínimo que, aparentemente, no sea tan grande.

Además, recuerda que, a la hora de satisfacer a tu pareja, hay muchas más cosas aparte de la penetración que harán que tu pareja disfrute muchísimo antes, durante y después de que tu miembro entre realmente en acción.

Ahora sí, vamos a ver los tipos de pene que existen.

Las formas y tipos de pene más comunes

Tipos de Pene

No, no hay una única forma y tipo de pene. Algunos son más habituales que otros, pero todos tienen sus peculiaridades. Es importante conocer bien tu pene, o el de tu pareja, para sacar el mayor partido a sus posibilidades, ventajas o inconvenientes, a la hora de tener sexo.

Pene de lápiz

El pene de lápiz es aquel que es recto, delgado y puntiagudo. Suelen ser los más largos y por tanto favorecen mucho la similar estimulación de toda la zona vaginal. Eso sí, si es demasiado largo necesitarás lubricar bien a tu pareja. Si te gusta el sexo anal, este pene es ideal para ello.

Pene con curvatura

Los penes con curvatura la mantienen siempre, tanto en estado de flacidez como de erección. Tiene una ventaja, y es que su forma puede favorecer la estimulación del punto G. Según la curvatura, podrás sacar más partido a unas posturas u otras. ¿Curvado hacia arriba? Prueba el misionero. ¿Hacia abajo? El perrito. ¿A un lado? La cucharita es tu postura. Por contra, hay que tener cuidado por si la curvatura causa dolor a tu pareja. Tendrás que usar lubricante y ser cuidadoso hasta encontrar esa postura que os haga disfrutar a los dos sin llegar al dolor.

Pene piramidal

Ancho en la base y estrecho en su glande, así es el pene con forma de pirámide. Su forma puede favorecer una penetración suave y muy excitante, aunque el hecho de tener un glande más pequeño y afilado puede hacer que alcanzar el punto G sea más complicado. Hay que tener cuidado con no penetrar demasiado profundo, porque su forma de punta podría llegar a ser dolorosa.

Pene champiñón o seta

Lo contrario al pene piramidal es el pene en forma de champiñón: estrecho en su base pero ancho en su glande. Esta forma hace que, al principio, la penetración pueda ser algo más complicada, por lo que deberás usar lubricante para facilitar esta fase inicial. Es el mejor pene para practicar la felación y de los más complicados para el sexo anal, pues puede ser muy doloroso.

Pene “plátano”

En efecto, se llama pene plátano porque su forma es similar al de este alimento: estrecho en la base y su punta y más ancho en el tronco y con una ligera curvatura que puede ser de hasta 15 grados . Al igual que el pene piramidal, su forma favorece mucho la penetración suave.

Pene Voluble

Podríamos decir que es el pene más desconocido porque no hay una regla escrita para adivinar si va a ser más o menos grande. De modo que si encuentras con uno de estos… déjate sorprender y llevar por la situación.

Pene de carne

El pene de carne es aquel que ya se ve grande en estado de flacidez y crece poco en erección. Esto es así porque el tejido esponjoso del pene es más pequeño y sus paredes más anchas. Que crezca poco no quiere decir que sea pequeño, pero la diferencia entre flácido y erecto suele ser pequeña.

Pene de sangre

En este caso, el pene de sangre es más pequeño en flacidez pero crece más en erección. Sus paredes cavernosas son estrechas pero su tejido esponjoso acumula mucha sangre. Aquí sí se nota un cambio considerable entre el pene en flacidez y en erección.

Pene circuncidado

Reconocerás un pene circuncidado porque su prepucio, la piel que recubre el pene, ha sido retirado en una operación. No disponer de piel hace que el pene circuncidado pierda sensibilidad, ya que el glande se endurece con el tiempo. Los motivos de la circuncisión pueden ser médicos o sociales.

Pene sin circuncidar

Sería el caso contrario al anterior. Aquí la piel que cubre el prepucio sí se mantiene intacta. El prepucio se retrae cuando el pene está erecto y el glande se descubre, estando preparados para el acto sexual. En este caso, el glande suele tener más sensibilidad, facilitando el placer sexual.

Como ves, hay muchos tipos de pene y cada uno tiene sus secretos para el sexo. Al leer este artículo… ¿Has reconocido cuál es el tuyo?

Entradas recientes

Comentarios recientes