Mucho más que un sex shop o tienda erótica

Doble penetración: qué es y cómo hacerla

Prácticas eróticas

14/09/2021

Doble penetración: qué es y cómo hacerla

¿Qué es la doble penetración?

La doble penetración es una práctica erótica común en determinados géneros de cine para adultos. No obstante, no es tan frecuente en nuestra vida diaria. O, al menos, no solemos promulgarlo a los cuatro vientos.

Sin duda los estigmas relacionados con cualquier cosa erótica o sexual que se salga de la norma tienen mucho que ver. Pero también que, tanto tú como yo, tengamos algunos oscuros deseos que cueste verbalizar. Que no digo yo que la doble penetración sea el tuyo, ni te juzgaría si lo fuera, es sólo un ejemplo.

Vamos al grano. Definimos doble penetración cuando una persona es penetrada por dos personas/juguetes de manera simultánea. Ésta penetración puede ser vaginal (x2), anal (x2) o vaginal y anal con elementos diferentes.

Consejos para mejorar la doble penetración

Seguramente, por estadística, hayas visto una doble penetración en un vídeo para adultos. Bien, lo primero que debes saber, si no estaba claro hasta el momento, es que el porno no es educación sexual, y que sería una locura que te lanzaras a practicar una doble penetración tal como se muestra en esos vídeos a un poquito de respeto que tuvieras por las personas implicadas.

Y esto lo digo porque ya sabemos como va en el porno, que te piden la hora y un segundo después alguien mira a Cuenca sin caricias, mimos ni besitos. Si te planteas poner en práctica la doble penetración, en cualquiera de sus variantes (en especial cuando involucra al ano), debes tener muy en cuenta los siguientes puntos.

Paciencia y dilatación

Si bien la vagina lubrica por sí misma, no es el caso del ano. Y ya tengamos idea de una penetración anal, vaginal o en ambos espacios, es importante tomárselo con calma. Las prisas no son buenas, y menos cuando tratamos con una práctica que puede ser un tanto delicada.

Lo idóneo es alcanzar un excelso estado de excitación de manera previa. De esta forma el cuerpo se irá preparando y se relajará, lo que será muy importante para que no haya lesiones. El sexo oral o la masturbación pueden ser unos buenos primeros pasos. Ir alimentando las ganas y trabajando la zona.

Si jugaremos en el ano, la dilatación puede llevarnos algo más de tiempo, pero agradeceremos haberlo invertido.

¿Qué la dilatación se alarga y qué pereza? Pues no es el día. Podríamos calificar la doble penetración como práctica de riesgo, así que sin ganas, paciencia y respeto, no vamos a ninguna parte.

penetración en grupo

Mantén la lubricación

Usa lubricantes para facilitar la penetración y la hidratación; los lubricantes con base de agua te servirán para cualquier práctica, pero en el ano (si no usas juguetes de silicona) lo mejor son los lubricantes con base de silicona. Los dos son compatibles con condones, así que no te preocupes por ello.

Ambos tipos proporcionarán fluidez a la práctica erótica, tan necesaria para este tipo de juegos. Si usas lubricante con base de agua tendrás que reponerlo con bastante frecuencia; mejor acabar nadando en lubricante que haciéndose daño.

Si te decantas por un lubricante con base de silicona, porque no usarás juguetes de silicona (aunque puede que sí de otro material), cada aplicación te durará más tiempo. No obstante, de la fricción de la penetración, dependiendo de cómo se ejecute, igualmente precisará que vuelvas a aplicar lubricante.

No escatimes en esto, y JAMÁS uses un gel anestésico para estas prácticas. El dolor es un indicativo, si eliminamos este factor es mucho más probable que no veamos el límite en el momento, pero paguemos después las consecuencias.

La doble estimulación suave

Progresivamente puedes introducir un dedito, dos, un juguete… Incluso combinar una doble estimulación y/o penetración (en ano y vagina, ano y pene…) con los dedos para simular lo que queremos lograr.

Como si subiéramos escalones, cada paso nos acercará más y más al momento, pero debemos disfrutar también del viaje. Las expectativas, los nervios, las prisas y los “en el porno funciona” son terribles compañeros. Tómate (o tomaros) el tiempo que sea preciso.

Incrementa la intensidad a medida que sientas receptivo el cuerpo, cambia un dedo por dos, o dos dedos por un pequeño juguete… Así hasta que puedas penetrar con libertad con el pene o el juguete elegido.

Maneras de experimentar la doble penetración

Existen diversas maneras de experimentar la doble penetración. Y, al contrario de lo que el porno mainstream nos ha enseñado, esta práctica no es exclusiva para mujeres cis con hombres cis y/o juguetes. Cualquier persona, si lo desea y tiene la paciencia suficiente, puede realizarlo.

Masturbación

La masturbación es uno de los momentos más propicios para probar cosas nuevas. En nuestra intimidad perdemos la vergüenza y el miedo. No tenemos que justificar qué, cómo ni porqué; y eso hace que nos expongamos a una exploración diferente.

La manera en la que lo hagamos variará en función de nuestros genitales, por pura logística.

Si tienes vagina

Puedes explorar diferentes maneras de doble penetración. Estimular la vagina de manera doble, el ano de manera doble, o bien penetrar el ano y la vagina de manera simultánea. Desde mi punto de vista, que no tiene que ser el tuyo ni tu experiencia, la doble penetración vagina-ano es más sencilla.

Al tratarse de orificios diferentes, es más fácil poder administrar en qué nivel se penetra cada uno, si el ritmo irá a la par o de manera alternativa, o si por el contrario dejaremos una de las estimulaciones quietas mientras penetramos con la otra (sea en la vagina o el ano). Además, los juguetes empleados no chocarán entre sí por estar en ubicaciones diferentes, lo que facilitará la fluidez de los movimientos. Lo que sí pasará es que sentirás en un lado lo que esté en el otro, puesto que se reduce el espacio a llenar.

La doble penetración vaginal o anal llevan más trabajo, es especial esta última. El lubricante será tu mejor amigo, y la paciencia tu mejor baza. Aquí se nos complica diferenciar ritmos, y se tiende más a movimientos conjuntos que pasen de llenar a vaciar, por más vulgar que suene.

sexo en grupo

Si tienes pene

Si tienes pene no pierdes la oportunidad de probar en tus carnes la doble penetración, solo que se reduce a un tercio cómo. La vía es anal, no queda otra. Para ello, igualmente, lubricante y paciencia.

El hecho de que juegues con tu ano, incluso si te apuntas a la doble penetración, no dice nada sobre tu orientación sexual, así que vívelo sin tabús.

En pareja, vagina con vagina

El fantástico mundo de la juguetería erótica facilita que no se dependa de uno u otro genital en la pareja para hacer determinadas prácticas. Sí, la doble penetración es posible en parejas donde las vaginas abundan.

Por supuesto, los dedos siempre son herramientas que agradecemos, y los podemos integrar a la relación erótica en cualquier momento. En caso de que busquemos algo de una forma o dimensiones concretas, los diferentes tipos de juguetes eróticos ayudarán como nadie. Primero ponerse de acuerdo en quién recibirá la doble penetración, o incluso puede ser a la vez con un poco de ingenio. Con este punto claro, toca escoger las armas eróticas y cómo se ejecutará la práctica.

En este caso los arneses son muy prácticos, incluso los hay que permiten ubicar dos dildos para duplicar la estimulación sin necesidad de complicarse. No olvidar nunca que tenemos algo más que genitales, acariciar, besar, pellizcar, hasta azotar puede tener cabida mientras se lleva a cabo la doble penetración.

En pareja, pene con pene

Volvemos a esa problemática de que sólo exista un orificio genital penetrable. Pero si existen ganas, la cuestión biológica no debe echarte para atrás. Aquí contamos con la opción de penetrar con dos juguetes, o bien el pene y un juguete.

No hace falta que interpretar ninguna escena popular, sólo dejarse llevar y mantener un encuentro erótico como lo hacemos otras veces, solo que con el detalle de un culete (o los dos) más llenos de lo habitual.

Por supuesto, no olvides que el resto del cuerpo no ha desaparecido, estimula cada rincón con los dedos o manos que te queden libres, eso incrementará la excitación y favorecerá la penetración.

En pareja, vagina con pene

En esta ocasión tenemos dos modos (y medio). Cabe la posibilidad de que la persona con pene sea penetrada con un par de juguetes o un juguete y unos dedos (el pegging existe), que la persona con vagina sea penetrada vaginal o analmente por el pene y, a la vez, se haga lo mismo con un juguete.

¿Y el modo “y medio”? Ese podría ser acompañar la penetración en cualquiera de los orificios con unos dedos a mayores, usando un arnés especial que permite, sosteniéndose en el pene, penetrar en otro orificio o el mismo; e incluso la opción más sencilla y light que sería el uso de un vibrador pinza.

Este tipo de vibradores, que comúnmente llaman “vibrador para parejas”, cumple exactamente esa función de la doble penetración, al penetrar en la vagina a la vez que el pene, pero de una manera poco intrusiva y tan comercial que seguramente no habías caído en ello. Al salirse por completo de esa imagen de cine para adultos, obviamos que es muy probable que hayas participado en una doble penetración sin saberlo… ¿Cómo te quedas?

doble penetración

Sexo en grupo: una vagina y varios penes

Aquí llegamos al nivel pro, y probablemente el concepto más generalizado al hablar de la doble penetración. Es muy frecuente asociar esta práctica a un trío de dos penes con una vagina aunque, como te he comentado antes, no es la única manera de concebirla.

En los tríos hay un momento en el que se piensa que alguien se quedará un rato en el banquillo porque faltan piezas del puzle erótico, hay que ir por turnos y casi fichando. Pero no, no es así. El cuerpo nos proporciona mil y una formas de estimulación, más allá de los genitales. No obstante, si tenemos un interés especial porque el juego nos lleve a ese tándem orgásmico genital, a por ello.

Para que esto tenga éxito es imprescindible que las personas con pene no sientan aversión a que su pene roce otro. Si es así, apaga y vámonos. Al penetrar de manera simultánea, aunque sea en orificios diferentes, se percibe perfectamente lo que hay al otro lado, si eso va a provocar que te dé un siroco, pasa a por otras prácticas.

La lubricación, la coordinación y una buena postura serán las bases para disfrutar de la mejor manera. Hay que tener en cuenta que requiere cierto movimiento, pero que una de las personas que penetre, lo más seguro, no va a poder moverse mucho. También que, en caso de penetrar el mismo orificio, se requerirá usar mayor cantidad de lubricante. La respiración honda y un deseo que haga chorrear, casi literalmente, será clave en la persona penetrada. Siempre con calma, comunicación, respeto y protección.

Fuera mitos y tabúes

La doble penetración es, simplemente, una práctica erótica. Ésta no determina ni varía tu orientación sexual, tengas vagina, ano o cloaca, es un mito.

Tampoco habla sobre quién eres, más allá de una persona que no teme explorar su sexualidad de la manera que desea. Practicar, de manera activa o pasiva, la doble penetración no desvela una personalidad pervertida, ningún problema o trauma sexual ni tu signo del zodiaco. Siempre y cuando las personas intervinientes sean mayores de edad (y con capacidad de juicio se entiende), se realice de manera consentida y consensuada, ¡ole tu doble penetración!

Sin duda, esa imagen porno de doble penetración que, con frecuencia, denigra a la persona penetrada, ha calado en la sociedad. Si lo comentas con alguien es muy probable que se escandalice de primeras, aunque después puedas lograr que abra la mente, o que incluso sea consciente de que esa noche con su novia de toda la vida y el vibrador para parejas fue su incursión en la doble penetración.

Por supuesto, podemos entender esta práctica como algo más cercano al BDSM o un sexo más hardcore; no obstante, la doble penetración puede ser tan suave, dulce y delicada como se desee. Sólo hace falta llegar a acuerdos y dejarse llevar. ¿Te atreves a probar con un juguete más…?

Entradas recientes

Comentarios recientes