Mucho más que un sex shop o tienda erótica

La comunicación sexual en pareja – ¿Por qué es tan importante?

Parejas

29/10/2022

La comunicación sexual en pareja – ¿Por qué es tan importante?

En todos los aspectos de la vida la comunicación es fundamental. Aquello de “hablando se entiende la gente” soluciona muchos problemas, en cualquier ámbito. Y en el mundo del sexo en pareja, también. Comunicarse en la pareja es básico para el porvenir de la misma. Tenemos que hablar de nuestro día a día, de nuestros sentimientos, de lo que nos hace feliz… y sí, también del sexo. Sin tapujos, sin vergüenzas, sin tabúes…

Si leyendo esto te sientes un bicho raro porque no eres capaz de hablar de sexo con tu pareja, relájate, porque es algo habitual. Muchas personas hablan de sexo sin prejuicios con sus amigos, pero les cuesta hacer lo propio en pareja. No se atreven a decirle lo que les gusta, lo que no, qué les apetece… motivados, generalmente, por miedo a una reacción no esperada o no deseada.

Pero… ¿No será mejor conocer a nuestra pareja, y ella a nosotros, en lugar de mantener unas relaciones sexuales anodinas, aburridas y, seguramente, cada vez menos excitantes?

La mayoría de los problemas de comunicación en pareja se basan en la forma en que nos comunicamos, el contenido, cómo usamos las palabras y qué tipo de vocablos pronunciamos… Vamos a intentar ayudarte a mejorar la comunicación sexual en pareja puliendo todo tipo de detalles.

Pareja hablando

Las primeras palabras para la comunicación sexual

Hay palabras y expresiones muy sencillas que, sin embargo, expresan muchísimo. En una relación sexual, decir “me gusta”, “me duele”, “para” o “despacio”, nos ayudarán mucho a ir puliendo nuestras relaciones sexuales y a empezar a hablar de sexo sin tapujos.

Y debemos olvidarnos de la vergüenza, porque si no hablamos, se pueden producir cosas como las que se sabe que ocurren: muchas mujeres todavía fingen sus orgasmos sin reconocer a su pareja que no han alcanzado el clímax, por ejemplo.

Hoy no quiero

Salvo que seas una máquina sexual, es probable que no te apetezca tener relaciones sexuales siempre. No es algo raro. El deseo sexual depende de muchos factores y, honestamente, no todos los días tenemos la entrepierna para farolillos. Aunque se tiende a pensar lo contrario, los hombres también tienen momentos en los que no les apetece tener sexo.

Por ello, y dejando claro que es normal que no queramos sexo a diario, debemos tener claro que podemos decir “no” y cómo hacerlo. La excusa facilona, y poco creíble, de que te duele la cabeza no suele ser una buena forma de hacerlo. Y, a veces, decir simplemente “no” puede decepcionar a nuestra pareja. Por ello, intentemos ser lo más sinceros posible, explicando los motivos por los que no queremos tener sexo y promete a tu pareja una gran noche de sexo próxima.

Los enemigos de la comunicación sexual

Pues sí, la sexualidad tiene enemigos en nuestro día a día.

Pereza Sexual

No podemos ser una estrellita de mar. No debemos dejar que la pereza nos haga impasibles, inactivos, dejando que nuestra pareja lo haga todo. Porque en estos casos la relación sexual se convertirá en una obligación.

Egoísmo sexual

Las relaciones sexuales en pareja son cosa de dos. Si sólo quieres disfrutar tú, hay muchas formas de darte placer con técnicas de masturbación. Pero si estás en pareja, los dos debéis disfrutar. Es egoísta finalizar una relación sexual cuando tú ya has llegado al orgasmo pero tu pareja no.

Mitos y tabúes

Alguna de esas cosas que te han contado o que has leído en Internet pueden ser falsas. La vida está llena de mitos y falsas creencias que, también en el sexo, distorsionan la realidad.

Orgullo y miedo

Por norma general, los hombres suelen ser orgullosos en el sexo. Las mujeres, más miedosas e inseguras. No ayuda a una buena relación y comunicación sexual seguir el patrón de macho alfa y mujer sometida. Para nada.

Distractor móvil

¿Qué se puede hacer para mejorar la comunicación sexual?

Una buena comunicación sexual en pareja se logra cuando es bidireccional y hay retroalimentación. Porque hablar solo no sirve de nada… Pero quizás no sabes cómo empezar. Lo mejor es comenzar a hablar de sexo de forma general, como quien no quiere la cosa, sin personalizar en nadie ni concretar nada, como si no habláramos de nosotros mismos.

A medida que la conversación sexual avanza, podemos ir empezando a hablar en primera persona, contando qué nos gusta, que nos gustaría, alguna fantasía sexual… Hay algunas frases clave que te pueden ayudar en este punto de la conversación: “Me encantaría experimentarlo”, “Debe ser interesante probarlo”, “me encanta que pase esto”… Y no debes usar frases que impliquen a tu pareja, como “si tú me hicieras…”, porque, si tu pareja no está aún preparada, puede suponer acabar la conversación.

Algunas recomendaciones más…

Charla tranquilamente con tu pareja, sin estridencias. Piensa que es una conversación constructiva, que busca mejorar vuestra relación sexual y, como tal, no debe haber reproches. No debes echar en cara nada de cómo lleváis actualmente vuestra relación sexual. Y dado que es un tema íntimo y, como vemos, algo delicado para algunas personas, mejor estar en un lugar cómodo, familiar y sin distractores. Si tus hijos andan correteando por el salón, no es el momento de entablar esta conversación.

Cuando le cuentes lo que te gusta a tu pareja, no olvides decirle lo que hace bien, lo mucho que te hace disfrutar. No queremos que piense que vuestra vida sexual es un fracaso o que no te satisface. Debemos mejorar nuestra comunicación en pareja, nuestras relaciones sexuales, pero sin menoscabar la autoestima de nuestro compañero.

Otro detalle que a veces se nos escapa… Aunque estemos hablando de sexo, eso no quiere decir que tengamos que ser vulgares. Lo mejor es llamar a las cosas por su nombre sin recurrir a palabras obscenas que puedan afectar a la seguridad de tu pareja.

Entradas recientes

Comentarios recientes