Mucho más que un sex shop o tienda erótica

Juegos eróticos y divertidos para parejas

Juegos eróticos

15/02/2022

Juegos eróticos y divertidos para parejas

Juegos eróticos para mejorar la calidad de la relación

Tendemos a pensar que el momento de recurrir a nuevas formas de compartir en pareja es cuando aparece un problema, o la monotonía se nos echa encima. No obstante, como quien hace ejercicio con frecuencia para mantener la salud, los juegos eróticos pueden ayudarnos a mejorar la calidad de la relación desde el inicio. Una manera de descubrirnos, hallar puntos en común, explorar en compañía, conocer nuevos placeres y disfrutarlos con todas las ganas, no como último recurso cuando la relación hace aguas y necesita con urgencia servicio de fontanería.

Juegos y Juguetes sexuales y eróticos ¿por qué no?

Existiendo tantas cosas que se pueden hacer para divertirse en pareja, ¿por qué recurrir a juegos y juguetes sexuales o eróticos? Como bien decimos, ¿por qué no? Tanto los juegos eróticos, como los juguetes, nos sirven de herramientas no sólo para vivir momentos placenteros, sino para explorar nuestro propio cuerpo y descubrir sensaciones que, de otra manera, probablemente no lograríamos.

Compartir esos hallazgos con nuestra pareja es una forma de conectar y crear recuerdos y vivencias en común. Quizá no de esas que cuentas en la cena familiar, pero sí de las que esbozan una sonrisa y provocan un pequeño cosquilleo por la espalda cuando las recuerdas.

Aquí encontrarás una buena variedad de ideas para que te pongas en marcha y añadas un puntito picante y divertido a tu relación de pareja.

juego pareja

Crea un escenario especial

¡Qué importante es cuidar los detalles! El ambiente puede ser un gran aliado para iniciar los juegos eróticos. ¿Verdad que no es igual de sugerente una sala neutra e iluminada cual quirófano que un espacio íntimo con una luz tenue? Fetiches aparte, creo que la mayoría nos decantamos por la segunda opción. No se trata de que fabriques un decorado ni recurras a especialistas en atrezzo, sino que, con lo que tengas a mano, personalices el espacio dándole un toque diferente, uno que con sólo verlo entren ganas de acercarse al oído de tu pareja y susurrar tus deseos más perversos.

El detalle es lo que cuenta, y podría dar igual que pusieras de fondo Iron Maiden o Bjork, lo más importante es que tengas en mente a tu pareja y escojas lo que más pueda inspirar su excitación. Quizá preparar un picnic erótico en la alfombra pueda ser también una forma de dejar claras tus intenciones de que el postre sea su cuerpo.

Más romántico, más elegante, más hard… No importa tanto la temática, como lo que pueda provocar en tu pareja. Piensa en sus gustos y daros el gustazo.

Envía mensajes inesperados

Uno de los juegos eróticos para parejas más común es enviar mensajes inesperados. El sexting tiene su momento, por supuesto, pero salirse del guión habitual y sorprender a tu pareja con un mensaje sobre lo mucho que te excita, cómo te gustaría lamer su cuello, estrujar sus nalgas, lo que te apetece masturbarte mientras te mira, o enviar una foto calentita es otro nivel.

Esos mensajes “fuera de lugar” pueden ser realmente incendiarios. Sacarte por completo de tu rutina, electrificar cada poro y sacudirte con las ganas. Sí, claro, a la hora de enviarlos mejor evitar esos momentos en los que sabes que tiene una reunión importante o está conduciendo; quieres hacer que le arda el cuerpo, no que te mande al infierno.

Simula que sois desconocidos

La monotonía puede ser abrumadora, como el pensamiento de que “siempre será lo mismo”. Pero nada más lejos de la realidad, pues los juegos eróticos para parejas están para aportar emociones nuevas y excitantes.

Queda con tu pareja en algún lugar, ya sea un bar, una tienda o un parque, cualquier lugar es bueno para conocer a alguien. Podéis crear intrincados personajes o representar diferentes versiones de vuestra personalidad, de lo que se trata es recuperar ese flirteo inicial, la conquista, atraer a tu pareja como si de nada os conocierais y dejar que la magia surja y el juego fluya.

Convierte un juego de mesa en un juego erótico

Si os apasionan los juegos de mesa, ¿qué pasaría si cambiamos las normas? Cualquier juego de mesa común puede convertirse en el juego erótico para parejas más excitante si os lo montáis bien. Podéis instaurar recompensas eróticas cuando se gane, castigos morbosos cuando se pierda, inventar nuevas pruebas siguiendo la mecánica del juego de mesa…

Ya sea Trivial, Tabú o Hundir la flota, todo tiene el potencial de ser el juego más caliente de vuestra colección. Las reglas las ponéis vosotros, y el tiempo de juego, lo que seáis capaces de aguantar sin comeros mutuamente.

Graba la experiencia

Sabemos que el cine erótico puede ser un aliciente imaginativo, pero hay cosas que son mucho mejores cuando se experimentan en la propia piel. Grabar el encuentro erótico puede convertirse no sólo en un recurso para futuros momentos, sino en una manera de descubrir esas cosas que no percibimos habitualmente cuando estamos gimiendo, estrujando piel o teniendo un orgasmo.

Tener el encuentro grabado os permitirá conoceros mejor, incentivará la comunicación y os servirá como recurso en un momento de monotonía sexual. Eso sí, cuidado con las grabaciones; guardarlas en lugar privado y respetad a la otra persona.

Compartid libros o pelis eróticos que os estimulen

Si sois más de estar tras las cámaras, ver una película o leer una novela erótica en compañía puede ser también muy estimulante. No es necesario que reproduzcáis lo que veis/leéis (a menos que os apetezca), basta con ponerse en situación y disfrutar de la ficción.

Las películas son mucho más visuales, pero con la lectura podemos aportar algo más al narrarlo, bien con la propia voz sugerente, bien con las manos imitando sutilmente la acción que se describe. No subestiméis lo potente que puede ser la imaginación.

El detenido o atar a la pareja

Cuando hablamos de ataduras no es necesario que hagáis una inmersión en el bondage; una ligera atadura con un pañuelo, una corbata o lo más parecido que tengáis a mano es suficiente. Importa más la sensación de atadura o retención que la fuerza con la que se haga.

Ata sus muñecas sobre la cabeza (los tobillos también si os apetece) y dirige el encuentro erótico. Lo más excitante para quien ate será ver cómo aumenta la excitación en la otra persona, cómo se retuerce al no poder moverse, el poder que cree tener entre sus manos. Quien tenga las ataduras notará el vértigo de ceder el control y el cosquilleo de saberse adorado entre caricias, mordiscos, azotes…

Recuerda, el juego sólo es divertido mientras lo sea para todos.

juego erótico

El ciego

La privación sensorial, concretamente cuando eliminamos la vista de la ecuación, es muy morbosa. Basta con un antifaz para transportar a tu pareja a otra dimensión. Al taparle los ojos el resto de sentidos se agudizarán, provocando que la más leve caricia pueda hacer que gima de placer.

Al tapar los ojos no contamos sólo con ese aumento de sensibilidad, sino que nuestra pareja no sabrá cuál será el siguiente paso, qué tocaremos después, dónde irá a parar nuestra lengua, o en qué rincón se internarán nuestros dedos. La sorpresa junto con unas sensaciones más intensas harán del juego algo electrizante. Si añades aquí las ataduras, prepárate para las chispas que saltarán.

Jugar con la temperatura

Asociamos el sexo con el calor, no en vano es lo que generamos cuando el cuerpo se excita. Pero, ¿y si te digo que el frío puede ser igual de excitante? El truco está en el juego térmico, explorar diferentes temperaturas e ir variándolas para un mayor impacto.

Puedes recurrir a cosmética erótica con efecto frío o calor para este juego erótico para parejas; pero también echar mano de un hielo que seguramente te sobre en el congelador. Úsalo para rozar partes sensibles de tu pareja, especialmente el cuello o los pezones -tal vez en los genitales no se reciba igual de bien el hielo, anda con cuidado-, y altérnalo con suaves y cálidas respiraciones para un mayor contraste.

Masaje con aceite

Nada más estimulante y apropiado para reconectar que un masaje con aceite. Bien sea por el juego táctil, por la sensación resbaladiza, o por la paz de deleitarse sin fin sobre el cuerpo de quien amamos, no hay ningún motivo por el que no deberías incluir los masajes en tu lista.

Como juego erótico para parejas nos proporciona un momento de intimidad, en el que poder relajarnos, dejarnos llevar y hacerlo sin expectativa alguna. Sólo sintiendo cómo el aceite se va deslizando por la piel, y cómo ésta aumenta la temperatura a cada roce. Sin prisas, sin metas, sin pensar en finales felices; un cuerpo receptivo y otro dispuesto a ofrecer todo el placer que sus manos y, por qué no, su cuerpo entero, puedan proporcionar.

Prueba con aceites de masaje, sea con sabores, efectos y aromas. Pero échale también un ojo a las velas de masaje, no te dejarán indiferente.

Probar lugares prohibidos o inusuales

El morbo de lo prohibido es mundialmente conocido. Quizá no te veas con capacidad para alcanzar el orgasmo en según qué sitios, pero no se trata de eso, sino de jugar en pareja, disfrutar y pasarlo bien; ya habrá momento para el orgasmo.

Encuentra un sitio que te excite y te ofrezca un mínimo de intimidad. Es genial que quieras jugar a lo prohibido, pero seguro que no quieres encontrar una multa al final del mismo. Baños públicos, probadores, playas poco frecuentadas, el coche en el parking del centro comercial, una película en la última fila, una sala de museo con reproducción de vídeo a oscuras… Sólo la imaginación, tu discreción y la capacidad para detectar ruidos y presencias se interpone entre atreverse y quedarse con las ganas.

Los dados

Los juegos de azar nunca serán tan benévolos contigo como los dados sexuales. Hay una gran variedad de dados dedicados especialmente a los juegos eróticos; nos sugieren posturas, acciones, lugares del cuerpo… Todo lo que necesitas para que sea la suerte quien guíe el encuentro erótico.

Una tirada y un beso con lengua, otra tirada y un pellizco en el pezón, otra más y un azote en el culo… O tal vez prefieras que te inspiren sobre qué postura practicar. Sea como sea, los dados, bien usados, son un juego erótico para parejas muy versátil.

Strip Póker

Strip Póker

Si lo vuestro son las cartas, lánzate al Strip Póker. Un entretenido juego erótico para parejas donde no tienes nada que perder, y sí mucho que ganar. Aquí nadie busca el dinero, lo que se desea es dejar a la otra persona sin una sola prenda. Quien acabe sin ropa antes, pierde; aunque esto tendría diferentes lecturas según cómo queramos verlo. ¿Qué hay de malo en perder cada prenda con tu pareja si intuyes que el premio de consolación merecerá la pena?

Sigue las normas del Póker o crea las tuyas propias, añade pruebas o maneras en las que alguien pueda recuperar una prenda para alargar la partida. Si ganar es emocionante, lo es más cuando la partida está interesante y resulta inesperado el premio.

Usar juguetes sexuales

A diferencia de lo que, por desgracia, mucha gente cree; los juguetes sexuales pueden usarse en pareja y, además, son herramientas maravillosas para explorar nuevas cotas de placer, disfrutar de sensaciones diferentes o experimentar esas fantasías soñadas. Si bien su uso en solitario nos permiten conocer mejor nuestro propio cuerpo y cómo siente las distintas estimulaciones, cuando aplicamos un juguete a nuestra pareja nos permite conocer mejor sus mecánicas del placer.

Veamos algunos ejemplos de juguetes perfectos para usar como juego erótico para parejas.

  • Huevo masturbador: estimular el pene con el huevo, aprovechar la textura interna y el juego de mano particular para ofrecer una masturbación diferente. También puedes darle la vuelta y usar su relieve interno para estimular las partes más sensibles.
  • Anillo vibrador: tanto para hacer vibrar zonas concretas como para usar durante la penetración, para ese “puntito extra” que falta a veces. Este tipo de producto suele ser uno de los primeros juguetes sexuales que llegan a la pareja.
  • Pinza para parejas: puedes usar el juguete durante la penetración, transmitiendo las vibraciones dentro y fuera de la vagina, haciendo que también lleguen al pene. Algunos incluso incluyen App.
  • Bala vibradora: perfecta para introducir la vibración en la pareja. Gracias a su pequeño tamaño puede usarse para estimular el clítoris durante la penetración sin que moleste su presencia; por supuesto, también logrará grandes hazañas en pezones, glande o perineo.
  • Vibrador Punto G: encuentra el Punto G con este juguete. Y lo que es mejor, mira cómo tu pareja lo encuentra y lo transmite con su respiración agitada.

Entradas recientes

Comentarios recientes