Mucho más que un sex shop o tienda erótica

Meditación para el sexo

Consejos

05/07/2022

Meditación para el sexo

El sexo forma parte de nuestra rutina básica y necesaria. El sexo, sí, es necesario. Y por ello conocerlo se ha hecho cada vez más importante. Cada vez es más frecuente la aparición de técnicas o disciplinas que ayudan a entender mejor nuestra sexualidad y, por tanto, disfrutar de un mejor sexo. ¿Sabías que la práctica de la meditación orgásmica puede ayudarte a conectar con el sexo de una forma más natural y disfrutarlo mucho más? Hoy queremos acercarte a la práctica de la meditación en el sexo.

¿Qué es la meditación sexual u orgásmica?

La meditación orgásmica es una práctica que tiene como objetivo que disfrutemos de la estimulación sexual sin necesidad de alcanzar el orgasmo. Es algo similar al tantra pero en este caso nos referiremos a él como slow sex. El slow sex permite conectar más y mejor nuestra mente con las emociones.

La principal técnica de meditación orgásmica consiste en estimular el clítoris unos quince minutos, en concreto en la zona superior izquierda. Se debe focalizar la atención en ese punto de placer, pensar en ello, y disfrutar de las sensaciones que se te van a despertar. Todo, recuerda, lentamente. Estamos practicando meditación orgásmica, slow sex.

¿Cómo meditar para tener mejor sexo?

Meditar al menos una vez al día, aunque sólo sea unos minutos, ayuda a todo el mundo a controlar sus emociones. Trasladado al sexo, conectar con tu yo interno puede ser una verdadera viagra mental, que te ayudará a tener más ganas de sexo y mejorar su calidad e intensidad. Todo ello, además, gratis y sin efectos secundarios.

Por ello queremos ayudarte a conseguir una correcta meditación. Toma nota de estos consejos.

Ambiente relajado

Para meditar debes hacerlo en un ambiente tranquilo, sin distracciones. Puede ser tu dormitorio, tu salón… da igual el lugar pero es importante que lo customices adecuadamente: baja luces, apaga todos los dispositivos electrónicos (¡Móvil fuera!) y mantén una temperatura que sea agradable: no debe ser ni muy fría ni muy calurosa, porque importa que estés perfectamente confortable durante el tiempo que dure la meditación. Será importante para tu comodidad dónde te sientes o apoyes, por lo que, si lo necesitas, no dudes en usar cojines o colchonetas.

Postura

La postura debe ser lo más cómoda posible, tanto para ti como para tu pareja si vais a practicar esta meditación juntos (algo muy conveniente). Elijas la postura que elijas, lo importante es que la columna esté recta y los brazos estén en los costados del cuerpo. Mantén tu barbilla levantada y la columna alineada con tu cabeza.

Respiración

Concéntrate en tu espacio y en la respiración, es importante. Respira profundamente de forma relajada, sintiendo el aire que entra y el que sale. Cuando inhales, debes notar que el aire desciende hasta tu abdomen. Cuando exhales, piensa que tu estrés está siendo expulsado del cuerpo con el aire que sale.

Déjate llevar por las sensaciones

Cerrar los ojos te ayudará a conectar con tus sensaciones. Ignora cualquier tipo de pensamiento que pueda desviar tu atención de la relajación buscada. Cualquier sensación que te llegue, debes entenderla pero dejarla marchar.

Céntrate en las parte que se activan de tu cuerpo

Es importante que conozcas tu cuerpo, que lo visualices bien y conectes con él, tanto con su aspecto físico como con su energía. El objetivo de la meditación sexual es que conozcas mejor tu cuerpo y aprendas a aumentar tu excitación sobre él.

Interactúa con tu pareja

Una vez que estás perfectamente conectado contigo mismo y con tu cuerpo, debes enfocarte en tu pareja. Piensa en su cuerpo, en sus emociones… intenta notar su respiración, observa sus movimientos corporales… y usa la comunicación no verbal para “hablar” con tu pareja: manos, cara, ojos… todo te ayudará a expresar lo que sientes sin hablar, a conectar.

Meditación en pareja para el sexo

Beneficios de la meditación y el sexo

Meditar para el sexo conlleva muchos beneficios más allá de llegar o no al orgasmo. Toma nota de algunos de ellos.

Te ayuda a conectar con tu pareja y contigo mismo

La meditación ayudar a conectar con tu pareja de un modo maravilloso.

Trata dificultades en el sexo

El sexo puede encontrarse con dificultades por el camino: no controlar la eyaculación, la erección, no llegar al orgasmo… Con la meditación aprenderás a dejar a un lado la idea del sexo que tenemos preconcebida, alejando esa presión que a veces tenemos sobre lo que creemos que debe ser el sexo: erección, eyaculación, orgasmo… Cambiar el chip sobre lo que es y no es el sexo, y hacerlo con la meditación, te va a ayudar.

Controla tu respiración

Ya has visto que controlar tu respiración es muy importante a la hora de meditar. Controlar esa respiración hará que aumente la oxigenación del cerebro, haciendo que el cuerpo active el sistema nervioso parasimpático y libere hormonas que nos darán felicidad.

Hace más largo el orgasmo

Se acabó el “aquí te pillo, aquí te mato”, el sexo rápido para acabar lo antes posible. Gracias a la meditación sexual, afrontaremos el sexo relajados, llegando al orgasmo de forma tranquila y más placentera. No tendremos prisa de alcanzar el clímax porque estamos en un estado de relajación máxima. Sin prisa… el orgasmo llegará más tarde.

Tras todos estos consejos, ¿Qué opinas? ¿Te animas a meditar con nosotros?

Entradas recientes

Comentarios recientes