Mucho más que un sex shop o tienda erótica

Llorar después de tener relaciones sexuales

Salud sexual

24/06/2022

Llorar después de tener relaciones sexuales

¿Has llorado en alguna ocasión después de tener relaciones sexuales? ¿Has sentido un bajón de ánimo tras un orgasmo? Si has respondido sí, debes saber que no eres a la única persona que le ocurre. Que esto ocurra tiene un nombre: disforia postcoital, y es un síndrome caracterizado por la aparición de sensaciones como tristeza, vacío o inquietud después del orgasmo. Y aunque quizás con esta explicación te hayas sentido preocupada por llorar después del sexo, no debes hacerlo porque es algo más habitual de lo que crees.

¿Qué es la disforia postcoital?

La disforia postcoital no aparece porque una relación sexual sea poco placentera o insatisfactoria. Es más, seguramente hayas disfrutado la relación sexual, pero igualmente aparece esa tristeza o melancolía. Suele ser un sentimiento puntual, que puede durar pocos minutos o unas cuantas horas. En pocas ocasiones dura algunos días.

Sexo hasta llorar: ¿Por qué lloramos después de un orgasmo?

Aunque la disforia postcoital es algo más habitual de lo que se cree, o de lo que se habla o reconoce, lo cierto es que no hay una razón que lo explique científicamente. En todo caso, sí que hay algunas pistas o teorías que nos pueden ayudar a entender este sentimiento. Vamos a analizar algunas de esas posibles causas.

Liberación emocional

Algunas de las teorías señalan a razones neuroquímicas para explicar esta disforia. Cuando tenemos un orgasmo, en el cerebro se activan e inhiben diferentes zonas, que liberan hormonas encargadas de regulas las emociones. Entre esas emociones, la tristeza, la ansiedad, el miedo…

Las hormonas se apagan

Seguimos con las hormonas, porque otra de las razones que señalan algunos terapeutas psicosexuales es la descarga hormonal. Es una causa relacionada con las mujeres, ya que, en su caso, el síndrome premenstrual, los tratamientos de fertilidad o estar embarazada hace que la variación y descarga hormonal que se produce alteren sus estados de ánimo y hacer que el sexo, aunque se disfrute, pueda conmover.

Disforia postcoital

Te relajas y liberas prolactina

En nuestro día a día normal, mientras estamos trabajando, haciendo labores de casa, comprando… solemos estar tensos, estresados… En muchas ocasiones, el sexo es uno de los momentos, además de placenteros, más relajantes del día. Cuando tenemos relaciones sexuales nos relajamos tanto que podemos incluso llegar a llorar gracias a liberar esas tensiones acumuladas durante todo el día.

Sientes mucha conexión con tu pareja

Pocas cosas conectan más con tu pareja que el sexo. Y no es sólo la evidente conexión física, sino también la emocional o sentimental. Cuando practicamos sexo se libera oxitocina, una hormona que favorece la conexión con tu pareja, la confianza, la empatía… Esta oxitocina puede hacer que liberemos muchas más emociones de las habituales y, claro, entre ellas, también están esa melancolía o tristeza de la que hablamos.

Estás pasando por un duelo

Las emociones que sentimos durante un duelo, ya sea por la muerte de un familiar, mascota o por un suceso doloroso de nuestra vida, como puede ser la pérdida de un empleo, hace que la tristeza nos pueda asaltar en cualquier momento del día. Y eso incluye el sexo.

Sientes dolor físico

Aunque hay muchas manera de hacer que el sexo no sea doloroso, a veces el sexo puede doler, lo que ocasiona, quizás, hasta lágrimas. Casi siempre se solucionará con el uso de lubricantes íntimos, la práctica de posturas que nos favorezcan, la reducción de velocidad e intensidad de la relación sexual… Y sólo en algunas ocasiones podría ser preocupante si el dolor es frecuente. Si eso ocurre, no dudes en visitar a tu médico porque podrías estar ante alguna infección como endometriosis o inflamaciones pélvicas.

Sientes culpa o vergüenza

El sentimiento de culpa o vergüenza aparece con más frecuencia en mujeres. Ellas suelen sentir, especialmente cuando son madres, que deben centrarse en sus hijos y no en su propio placer. Por ello, cuando tienen sexo, ese sentimiento de culpa puede llegar a provocar lágrimas. Si es tu caso, debes visitar un terapeuta que te ayude a ver la situación de un modo más natural.

Una cuestión de educación

A veces hay personas que han recibido una educación en la que se pueda llegar a tener una visión del sexo negativa, lo que provoca un sentimiento de culpabilidad cuando lo practicamos. Esa culpa puede desencadenar en angustia, tristeza… y llanto.

¿Cuándo debo preocuparme por llorar después de tener relaciones sexuales

Ya te hemos dicho que la disforia postcoital, llorar después del sexo, es algo bastante habitual. Sin embargo, puede llegar a ser preocupante si te ocurre con demasiada regularidad o asiduidad, lo que podría indicar algún problema emocional o físico más importante que necesite algún tipo de revisión médica o psicológica.

¿Qué puedo hacer para dejar de llorar después del sexo?

Siempre que hablemos de momentos puntuales de llanto, una o dos veces, debes vivirlo con la mayor naturalidad que puedas, recuerda que la comunicación sexual con tu pareja es muy importante. Debéis tener claro que el llanto no es provocado por un mal sexo si no por las causas que ya te hemos explicado. Hablar de ello os ayudará a liberar esas tensiones y emociones.

Y si la cosa es más “grave” o frecuente, no dudes en acudir a un especialista. Todo tiene solución.

Esperamos que ahora tengas más claro en qué consiste la disforia postcoital y puedas vivirla con algo más de naturalidad y tranquilidad.

Entradas recientes

Comentarios recientes