Mucho más que un sex shop o tienda erótica

¿Qué es el Pegging?: Significado, consejos e iniciación

Consejos

03/06/2022

¿Qué es el Pegging?: Significado, consejos e iniciación

Ya sabéis que en Belover nos encanta que estés a la última en técnicas sexuales porque no queremos que te aburras jamás en la cama. Por ello, hoy queremos hablarte del pegging, un término acuñado por Dan Savage en 2001 y que hace referencia a la práctica sexual por la cual la mujer penetra al hombre analmente mediante algún juguete sexual que ella sujeta con un arnés. En inglés se conoce también como “beyond over boyfriend”. ¿Suena bien, verdad?

Además de producir placer, el pegging os ofrecerá como pareja muchos beneficios. Por ejemplo, potenciará la confianza en la pareja, os ayudará a descubrir nuevas sensaciones y provocará eyaculaciones más placenteras. Y ojo, porque tiene importantes efectos en la salud. ¿Sabías que la estimulación del punto P puede prevenir trastornos e incluso minimizar la posibilidad de desarrollar un cáncer de próstata?

¿Por qué el pegging da tanto placer?

Como veis, es un juego muy excitante porque supone un intercambio de roles, cambia el juego sexual por completo y, por supuesto, rompe esa rutina de la que siempre queremos escapar. Esto, por sí mismo, ya es un buen punto de partida para saber que estamos ante una práctica muy placentera. Pero además, el placer que recibimos con el pegging tiene su explicación anatómica.

Por ejemplo, la persona con pene, al ser penetrado analmente, consigue estimular la próstata, su punto P, lo cuál hace que los orgasmos sean más intensos. ¡Incluso podrían producirse varios orgasmos en un mismo acto sexual!

Como te decíamos, el intercambio de roles es muy placentero. Por un lado, la persona que normalmente es penetrada y ahora cambia su rol, sentirá un empoderamiento y un frenesí que le llevarán a una mayor excitación.

Cómo practicar el pegging por primera vez

Como toda nueva práctica sexual que decides practicar, necesitarás una serie de consejos para hacerlo bien. Lo primero que debemos decirte es que la comunicación con tu pareja es primordial. Debes hablar fluida y directamente con tu pareja porque no a todos los hombres, heterosexuales o no, les gusta eso de ser sometidos y, sobre todo, penetrados. El consentimiento es básico.

Elegir un dildo y arnés de pegging adecuado

Un buen juguete sexual será tu principal aliado a la hora de practicar pegging con tu pareja. Debes hacerte con un buen dildo, un vibrador, un arnés sexual… Para iniciarse en la materia, mejor que el primer juguete sea delgado y curvado, para un mejor y más fácil acceso a la próstata.

Usar lubricante

Teniendo en cuenta que vas a penetrar la zona anal de tu pareja, debes tener claro que usar un buen lubricante anal es imprescindible. Si el juguete sexual que vas a usar es de silicona, que mejor sea de base de agua.

Técnica pegging en pareja

Los preliminares son importantes

Que la persona que va a recibir la penetración esté relajada es algo muy importante a la hora de practicar el pegging. Por ello, los preliminares y juegos previos que ayudan a estar relajado son muy necesarios. Además, ayudarán a que crezca la excitación de ambos miembros de la pareja. En estos juegos no debe faltar la estimulación del ano, para conseguir que esté suficientemente relajado para la posterior penetración y que esta sea más placentera. Además, te sugerimos que practiques el pegging con calma y relax, porque, sin duda, no es una práctica para realizar con prisas.

Las mejores posturas para el pegging

Como en todo, la mejor postura a la hora de practicar el pegging será siempre con la que mejor y más cómodos os sintáis. Sin embargo, no debemos olvidar que hay algunas posturas que facilitan la tarea más que otras.

Toma nota de alguna de las posturas que mejor vienen para el pegging.

Estilo perrito

Pocas posturas más tradicionales y conocidas como la del perrito, ¿verdad? Pues aquí, en el pegging, también os vendrá muy bien. Por si acaso te has despistado, recordemos: él a cuatro patas, y ella detrás. Y al lío. Ella, eso sí, llevará el mando y el ritmo de la relación.

El misionero con las piernas en alto

El hombre debe colocarse de espaldas, con las caderas apoyadas en una almohada o cojín. Con las rodillas levantadas y el ano inclinado hacia arriba, ella, encima, podrá penetrar más fácilmente.

La vaquera

La mujer de la pareja va a ser una auténtica vaquera que se colocará de espaldas y con el consolador hacia arriba. El hombre penetrado se colocará encima y llevará el ritmo de la penetración. A trotar, chicos, a trotar.

La vaquera del revés

Una vuelta de tuerca a la anterior. En este caso es la mujer la que se coloca encima, pero dando la espalda, a horcajadas, mientras el hombre se mantiene boca abajo, tumbado. De nuevo, como en el perrito, aquí es ella la que llevará el ritmo.

La H especial

Esta postura es una variación de la postura de la cucharita, pero colocados de pie. Las dos personas de la pareja se encuentran levantados, una detrás de la otra, rozando la espalda del hombre con el pecho de la mujer. Además del pegging, podréis aprovechar para estimular el pene porque la postura lo facilita totalmente.

Ya tienes algo más de idea de cómo iniciarte en el maravilloso mundo del pegging. ¡Esperamos que pongas en práctica nuestros consejos y posturas y disfrutes!

Entradas recientes

Comentarios recientes