Mucho más que un sex shop o tienda erótica

Vagina: Todos los tipos que existen. ¿Cuántos conoces?

Salud sexual

15/02/2022

Vagina: Todos los tipos que existen. ¿Cuántos conoces?

El cuerpo humano es diverso y, aunque pensemos que todos tenemos lo mismo, existen diferencias. En el caso de las personas con vagina, también ocurre. Por ello, tiene sentido que hablemos de que existen diferentes tipos de vaginas. Hoy queremos hablarte de las más habituales.

¿A qué le llamamos vagina?

La vagina es uno de los órganos que forman parte del sistema reproductor femenino. Es un conducto músculo-mucoso que va desde la entrada de la vulva hasta el útero y que funciona como punto de entrada al resto de órganos que completan el sistema reproductor.

En la vagina ocurren muchas cosas importantes en la vida sexual y reproductiva de las mujeres. Es por aquí, por ejemplo, por donde se introduce el pene durante las relaciones sexuales. Y es por aquí por donde sale al mundo un bebé cuando se produce un parto. En la vagina se localiza el himen de las mujeres vírgenes, y por dónde sale la sangre menstrual cuando se tiene la regla.

vagina

Los tipos de vagina principales

Aunque hay alguna más, hemos recopilado los seis principales tipos de vaginas que existen. Eso sí, la mayoría de las formas de vagina vienen determinadas en realidad por la forma de la vulva.

Ojo cerrado

La vagina de ojo cerrado es estrecha y parece un ojo cerrado. Esto es así porque sus labios mayores son más grandes que los menores y los tapan. En algunos sitios se refieren a esta vagina como la Barbie, ya que se parece a las que se le dibujan a las muñecas.

Podríamos decir que es la más prototípica y estética, pero no es de las más comunes.

Herradura

La vagina con forma de herradura tiene los labios menores de la parte superior más grandes que los mayores. Además, los mayores están ligeramente más separados de lo normal, por lo que el labio interno es visible.

En la parte inferior de la vagina, los labios mayores son más grandes y tapan a los menores, por lo que la forma resultante recuerda a la herradura de un caballo.

Cisne

La vagina de tipo cisne, también llamada percebe u ostra, tienen los labios menores más grandes que los mayores, por lo que los primeros son más visibles que los segundos. El clítoris es grande, sobresale y es visible con facilidad.

Mariposa

La vagina con forma de mariposa es de las más habituales. En ella, los labios menores sobresalen sobre los mayores, abriéndose por encima de éstos y otorgando esa forma que podría recordarnos a la de una mariposa. De ahí su nombre. También se la conoce como la vagina con forma de cortina.

Bata de cola

Este nombre tan coplero y español representa una vagina similar a la mariposa, en la que los labios menores son más grandes que los mayores, cubriéndolos. Sin embargo, y a diferencia de la tipo mariposa, aquí su tamaño hace que se produzcan pliegues y ondulaciones que nos pueden recordar a la forma de una bata de cola.

Inflada

La vagina inflada es muy similar a la de ojo cerrado, pero en esta ocasión los labios aparecen colgando, sobresaliendo un poco del hueso púbico.

Diferentes aspectos en la vagina pueden diferir entre sí

Una vez que hemos diferenciado los tipos de vagina en función de las características de su vulva, no podemos obviar que, centrándonos exclusivamente en la vagina, también podemos encontrar elementos que hacen que dos vaginas no sean iguales entre sí.

Por ejemplo, el tamaño no es siempre igual, ya no entre dos vaginas, sino inclusive en una, ya que podrá contraerse o extenderse para acomodar, por ejemplo, un tampón. Si tuviéramos que decir cuál es la longitud media de la vagina, podemos decir que unas 4 pulgadas, o eso es al menos lo que concluyó un estudio de la BJOG: International Journal of Obstetrics and Gynaecology.

Por lo general, el color suele ser más oscuro que el de la piel del cuerpo. Así como el color de la piel de las personas no es igual, lo mismo ocurre con la piel de la vagina. Las hay color rosado, rojo, vino o borgoña. El flujo sanguíneo puede hacer cambiar el color de la vagina. Por ejemplo, durante las relaciones sexuales, la excitación hace que el flujo sanguíneo crezca y la vulva muestre un color púrpura. El color podría cambiar por aspectos como la vejez, el uso de ciertos productos de higiene íntima, cambios hormonales o incluso usar ropa muy ajustada. Si en algún momento, más allá de variaciones de color, notaras algún tipo de erupción cutánea, entonces deberás visitar a tu médico, pues podría ser alguna afección no tan normal.

El flujo es otro aspecto muy característico de la vagina, ya que ayuda a mantener saludables sus tejidos. Pero es que si aprendes a conocer cómo es tu flujo, aprenderás a saber más sobre ella. ¿Sabías que un flujo muy elástico puede ser un síntoma de fertilidad? De hecho, suele producirse durante la ovulación. Y si el flujo tiene un color verdoso, grisáceo y con mal olor, indicará alguna infección que deberás controlar con tu médico.

¿A qué huele una vagina? Pues diferente, desde un olor dulce hasta uno más metálico. Sí, la vagina tiene olor, y es causado por las bacterias y levaduras que contiene. El olor podrá cambiar por cualquier condición de salud y, especialmente, durante los ciclos menstruales. Y ojo, porque si el olor es desagradable, quizás se deba a alguna infección que debas mirarte.

Tu vagina puede variar con el paso del tiempo, ya que tu edad y la vejez afectarán a aspectos como su lubricación.

Ahora que ya te hemos contado mucho más sobre la vagina, sus formas y tipos, seguro que serás capaz de identificar cuál es la tuya.

Entradas recientes

Comentarios recientes