Mucho más que un sex shop o tienda erótica

Métodos anticonceptivos: tipos y características

Salud sexual

14/09/2021

Métodos anticonceptivos: tipos y características

Si tienes vagina y tu pareja pene, seguro que estás al tanto de la necesidad del empleo de métodos anticonceptivos para evitar sustos.

Actualmente existe una gran variedad de métodos anticonceptivos. A través de este artículo te presentaré los diferentes tipos y sus características para que puedas conocer tus opciones. Pero antes…

¿Qué son los métodos anticonceptivos?

Los métodos anticonceptivos son medidas para evitar el embarazo no deseado al mantener relaciones de penetración. Entendemos en este caso, penetración de la vagina por parte del pene, único método natural para la concepción -como sabrás-.

El uso de este tipo de métodos nos ayudan a tomar decisiones sobre nuestra vida sexual, reproductiva, y a una planificación familiar personalizada.

Tipos de anticonceptivos

Dentro de las opciones encontramos diferentes tipos. Unos son de fácil aplicación en el momento u horas antes del encuentro erótico, otros requieren un tratamiento estable, pero también contamos con métodos definitivos.

Métodos anticonceptivos de barrera

Los métodos de barrera, como sugiere el propio nombre, crean una barrera física que evita que los espermatozoides lleguen al útero y puedan fecundar el óvulo. Cabe destacar que, aunque se populariza que los métodos de barrera son los únicos que previenen de ITS, no se aplica a todos, como veremos a continuación, así que ojo.

Preservativo externo o para pene

El preservativo para el pene, o externo, es el método de barrera más extendido a nivel global.

Esto es debido a su sencilla y económica adquisición, pues lo encontramos en gran cantidad de comercios y con una abrumadora variedad; la facilidad de colocación, un factor determinante para animar a su uso; la ausencia de necesidad de anticipación, puedes ponerlo cuando lo necesites; y su protección no sólo es contra embarazos no deseados, sino también ITS.

Colocado sobre el pene protege en el sexo vaginal, anal u oral. Habitualmente son de látex, aunque cada vez más marcas trabajan con poliuretano u otros materiales de origen vegetal.

Presenta una fiabilidad aproximada del 98%.

métodos anticonceptivos de barrera

Preservativo interno o vaginal

El preservativo para la vagina, o interno, es mucho menos conocido que su homólogo. Aunque tiene décadas de historia ha pasado sin llamar excesivamente la atención ante el público general. Esto hace que siga sin tenerse en cuenta como opción, y que su coste sea bastante superior al condón externo.

Está hecho con poliuretano o materiales similares, pero nunca de látex. Esto hace que se eviten alergias y que sea mucho más resistente. Su forma se asemeja a la de un condón externo, pero de mayor tamaño y con dos aros en su interior.

Un aro está situado en la parte ciega del preservativo, y eso ayudará a que se ajuste el condón al final del canal vaginal; el otro aro está situado en el extremo contrario, facilitando que se mantenga en su sitio, recubriendo la vulva.

Puede colocarse horas antes del encuentro erótico, y no es preciso tener una erección completa para poder utilizarlo de manera segura.

Colocado en la vagina protege en el sexo con penetración y oral. También podemos usarlo en el ano. Estos condones protegen igualmente ante embarazos no deseados e ITS; en mayor nivel que el condón para el pene puesto que recubre la vulva, evitando así una zona de contacto.

Presenta una fiabilidad aproximada del 95%.

anticonceptivo diafragma

Diafragma

Seguramente te suene más el diafragma de alguna película americana que de otra cosa. Es un método también con muchos años de historia, y como el caso anterior, poco conocido actualmente.

Existen diferentes tallas de diafragma, y es precisa la medición por parte de especialistas para encontrar la que mejor se ajuste a ti. Suele ser de silicona médica, y es reutilizable.

Con su forma de media luna se coloca al fondo de la vagina, cubriendo el cuello del útero, evitando así la posible fecundación. Es aconsejable usarlo junto con los espermicidas, para una mayor efectividad. Puede colocarse horas antes, y requiere esperar al menos 6 horas tras la eyaculación antes de extraerlo.

No protege contra ITS y presenta una fiabilidad aproximada del 88%.

Esponja anticonceptiva

Es muy poco conocida, aunque la mecánica sea similar al diafragma. Se trata de una pequeña esponja de poliuretano, recubierta con espermicida, que se coloca contra el cuello del útero. De esta manera bloquea el paso de los espermatozoides, evitando embarazos no deseados.

Cuidado, aunque la mecánica sea similar, no es igual a la esponja menstrual, y no debe usarse durante la menstruación.

La esponja anticonceptiva puede colocarse hasta 24 horas antes de la penetración, pero será preciso esperar entre 6 y 8 horas tras la eyaculación para su extracción.

No protege contra ITS y presenta una fiabilidad aproximada del 88%.

Espermicidas

Los espermicidas, complemento tanto del diafragma como de la esponja anticonceptiva, son cremas con productos químicos que impiden la movilidad de los espermatozoides.

Aunque pueden usarse en solitario, lo recomendable es usarlo aplicado al diafragma o esponja.

Se debe aplicar al menos 10 minutos antes del encuentro sexual, y su efecto durará unos 60 minutos aproximadamente.

No protege contra ITS y presenta una fiabilidad aproximada del 71%.

Métodos anticonceptivos hormonales

Los anticonceptivos con hormonas están diseñados para inhibir la ovulación, haciendo que no se pueda producir la fecundación del óvulo al, literalmente, no haber óvulo que fecundar.

A diferencia de los métodos de barrera, los anticonceptivos hormonales deben ser prescritos siempre por tu ginecóloga, matrona o médico de cabecera; y no antes de realizar una analítica sanguínea y, en algunos casos, pruebas previas de diversa índole -como podría ser una ecografía vaginal, una citología…- a fin de evaluar el estado de salud previo.

De igual manera, requiere de una revisión periódica -cada 6/12 meses aproximadamente- con analíticas para controlar que todo esté correcto.

Aunque socialmente se aprecie como si fueran chucherías, los anticonceptivos hormonales no deben tomarse sin supervisión médica. No hay más que echarle un ojo al prospecto para que te hagas una idea de los posibles efectos secundarios.

anillo vaginal anticonceptivo

Anillo vaginal

El anillo vaginal es un anticonceptivo combinado, al contar con estrógenos y progesterona. Se trata de un anillo de plástico flexible, de unos 5 cm de diámetro y que debe situarse al fondo de la vagina.

La primera vez que se usa debe colocarse el primer día de regla, y deberá permanecer en la vagina durante 21 días. Después iniciarán los 7 días de descanso, cuando se sucederá el sangrado. Acabado ese ciclo, se vuelve a empezar con un anillo nuevo.

Debería estar en el interior de la vagina durante 21 días, pero en caso de salirse accidentalmente, no mermarían los efectos anticonceptivos siempre que no pasen más de 3 horas fuera del cuerpo. Por supuesto, pueden mantenerse relaciones con penetración mientras está puesto; hay gente que no lo nota, e incluso gente que sí y lo percibe como una estimulación extra.

No protege contra ITS y presenta una fiabilidad aproximada del 91%.

pastillas anticonceptivas

Píldora anticonceptiva combinada

La píldora combinada suele ser la más empleada. A menudo recetada no sólo como método anticonceptivo, sino para tratar el acné, dolores de regla o quistes ováricos entre otros.

Contiene estrógenos y progesterona, aunque las cantidades de una y otra hormona varían en función de la formulación. No te sorprendas si tienes que probar varias marcas o formulaciones hasta encontrar la más conveniente para ti; los efectos secundarios no afectan de la misma manera a todas las personas y puede ser un factor determinante a la hora decantarse por una u otra.

Se toma una pastilla diaria, empezando el blister el primer día de regla. Tras 21 días se hará un descanso de 7 días. Según la pastilla en cuestión, tendrá sólo 21 píldoras, o bien una semana más de píldoras de placebo (azúcar) diseñadas para no perder la costumbre y evitar olvidos el resto del mes.

Debe tomarse todos los días a la misma hora. En caso de olvido contaríamos con unas 12 horas para tomar ese comprimido, aunque pasado ese tiempo lo recomendable es utilizar un método de barrera a mayores para evitar accidentes, pero no dejar de tomar la pastilla. Si estás tomando antibióticos o has tenido diarrea o vómitos, usa también preservativo, pues son situaciones en las que la píldora puede perder su efectividad.

No protege contra ITS y presenta una fiabilidad aproximada del 99% si se toma correctamente.

Píldora anticonceptiva de progesterona o minipíldora

Esta píldora anticonceptiva sólo lleva progesterona; es más suave y su uso es adecuado en más supuestos, como durante la lactancia.

A diferencia de la combinada, la minipíldora se toma todos los días, sin semana de descanso. En todo lo demás, será igualmente necesario tomarla a la misma hora, no olvidar las tomas y reforzar con un método de barrera si sucede un retraso u olvido.

Un efecto común es la ausencia de sangrado durante la toma de la pastilla.

No protege contra ITS y presenta una fiabilidad aproximada del 99% si se toma correctamente.

parche anticonceptivo

Parche anticonceptivo

Este parche contiene hormonas combinadas, como las pastillas anticonceptivas. Se liberan a través de la piel durante el tiempo que se lleva puesto.

Con la piel limpia se coloca en la nalga, el bajo vientre, el brazo o la espalda, pero una vez ubicado no deberá retirarse. Se aplica un parche semanal, siempre retirando previamente el anterior, y la cuarta semana se hace un descanso sin parche.

Se evitan olvidos en las tomas, aunque puede aflojarse por el roce de la ropa o las duchas.

No protege contra ITS y presenta una fiabilidad aproximada del 91% si se aplica correctamente.

implante anticonceptivo

Implante subdérmico

El implante anticonceptivo es relativamente novedoso. Se trata de una pequeña varilla de plástico de unos 4 cm; se inserta bajo la piel del brazo a través de una sencilla intervención ambulatoria.

Es uno de los métodos hormonales suaves, pues sólo lleva progesterona. En su ubicación bajo la piel libera la hormona de manera progresiva. Tiene una duración de unos 3 años, aunque es recomendable continuar con revisiones periódicas para comprobar que todo es correcto.

No protege contra ITS y presenta una fiabilidad aproximada del 99%.

inyección anticonceptiva

Inyección trimestral

La inyección anticonceptiva se aplica de manera intramuscular bajo supervisión médica. Cada dosis cubre 3 meses de efectividad, por lo que habrá que acudir con esa frecuencia para una nueva aplicación.

Igual que la minipíldora, sólo lleva progesterona, siendo más suave y apto para mayor número de casos. Como el resto de anticonceptivos, impide la ovulación.

En contra tiene que su uso prolongado está asociado con la pérdida de densidad ósea. Esta se recuperaría tras dejar su utilización, pero sí es recomendable controlar los niveles de calcio de la dieta para evaluar que sean los necesarios. Un gran punto positivo es que sólo tienes que poner una alarma para recordarte pedir cita a tu ginecóloga cada 3 meses.

No protege contra ITS y presenta una fiabilidad aproximada del 94%.

pastilla del día después

Píldora del día después

La píldora del día después, o píldora de emergencia, no es en sí un método anticonceptivo. Se trata de una medida extraordinaria cuando ha ocurrido un percance (has pasado más de 3 horas sin el anillo puesto habiendo tenido relaciones con penetración, se ha roto el preservativo…) y se teme un posible embarazo no deseado.

Aunque en algunos lugares puede ser de dispensación libre, no debes tomarlo como una invitación para que se convierta en tu método anticonceptivo. Es recomendable tomarla durante las primeras 24 horas tras el percance durante el sexo. No obstante, tienes hasta 72 horas para que sea efectiva.

En ningún caso se trata de una píldora abortiva; si existe un embarazo éste proseguirá.

No protege contra ITS y presenta una fiabilidad aproximada del 89% si se toma dentro del plazo recomendado.

Métodos anticonceptivos intrauterinos

Los anticonceptivos uterinos se colocan, como bien sugiere el nombre, en el útero. Encontramos dos tipos de DIU, siglas de dispositivo intrauterino.

DIU hormonal anticonceptivo

DIU con progestágeno

El DIU hormonal es de plástico, tiene forma de T y mide aproximadamente 3 cm. Se coloca, por especialistas médicos, en el interior del útero.

Durante el tiempo de uso, unos 5 años, se liberará progresivamente la progesterona. Puede ser beneficioso ante periodos muy abundantes y es apto para gran número de personas, hayan o no gestado con anterioridad.

No protege contra ITS y presenta una fiabilidad aproximada del 99%.

DIU de cobre anticonceptivo

DIU de cobre

El DIU de cobre tiene más años de historia que su hermano. A diferencia de éste, no libera hormonas, está diseñado con un hilo de cobre enrollado y mide 5 cm.

Igualmente, lo coloca la ginecóloga en el interior del útero, y requiere revisiones periódicas. La duración de la efectividad es de 5 años.

Funciona creando una ligera inflamación dentro del útero, evitando así la implantación del óvulo y/o la fecundación de éste por parte de los espermatozoides. Habitualmente prescrito a personas que ya hayan gestado.

Métodos anticonceptivos quirúrgicos

Los métodos anticonceptivos quirúrgicos son en general permanentes, aunque algunas veces pueden llegar a ser reversibles mediante una nueva operación, como la vasectomía.

Hay que reflexionar mucho antes de tomar la decisión, evaluar nuestro deseo reproductivo y circunstancias personales.

Ligadura de trompas

La ligadura de trompas requiere ingreso hospitalario; según el caso particular se podrá poner anestesia local o tendrá que ser general.

Para llevar a cabo la operación, se accederá a las trompas de Falopio a través del abdomen, bien por laparoscopia o laparotomía. Las trompas en cuestión serán bloqueadas, anudadas o cortadas, dependiendo del procedimiento más adecuado para cada paciente.

No protege contra ITS y presenta una fiabilidad del 100% tras la operación.

Vasectomía

La vasectomía se realiza en operación ambulatoria. Tras aproximadamente 30 minutos que dura la intervención, se dará el alta.

Con anestesia local, se practicará un pequeño corte en el escroto, para acceder a conducto deferente. Éste se cortará y sus partes serán cauterizadas, anudadas o bloqueadas, dependiendo del procedimiento más adecuado para cada paciente. Este proceso se realizará en ambos conductos de los testículos, quedando así deferentes sellados e inactivos.

No protege contra ITS y presenta una fiabilidad del 100% después de unos 3 meses tras la operación.

Métodos naturales

Los métodos naturales requieren de un gran conocimiento de nuestro propio organismo, así como llevar un control exhaustivo del ciclo menstrual.

Uno de los más conocidos es el método Ogino, que requiere evitar la actividad sexual los días más fértiles, en torno a la ovulación.

Será necesario seguir un calendario, controlar la temperatura corporal y el espesor del moco cervical. Actualmente hay dispositivos que ayudan en este registro, o bien que determinan mediante análisis rápido si te encuentras ovulando o no. Este método puede emplearse para evitar el embarazo, o para planificar y aumentar las probabilidades de uno.

No protege contra ITS y presenta una fiabilidad del 76% si se hace correctamente.

Doble método

Es la mejor forma de cubrir varios frentes. Cuando hablo de doble método me refiero a la aplicación de un anticonceptivo hormonal y uno de barrera de manera simultánea.

Por ejemplo, tomar la píldora y usar preservativo para pene; usar preservativo vaginal y el implante subdérmico…

Aumentamos así la seguridad ante un posible embarazo no deseado, y disminuimos la posibilidad de contraer ITS.

Nunca deben usarse dos métodos anticonceptivos hormonales a la vez, ni usar preservativo externo e interno juntos.

anticonceptivos

¿Cómo sé cuál es el mejor método para mí?

En cuanto a anticonceptivos, no existe el método perfecto para todo el mundo, pudiendo variar con el tiempo lo que te funciona o te va mejor; y en algunos casos será necesario plantearse preguntas vitales, especialmente ante los métodos a largo plazo o definitivos.

La frecuencia de las relaciones, el número de parejas sexuales y la prevención de ITS pueden llevar, por ejemplo, a elegir un método anticonceptivo de barrera.

Los efectos secundarios deben tenerse también en cuenta. Antes de plantearse un método hormonal, será imprescindible un reconocimiento ginecológico, y dejarse asesorar por la especialista una vez expuestas nuestras dudas o necesidades.

Si no deseas jamás un embarazo (haya habido previamente alguno o no), los métodos quirúrgicos son los más eficientes y cómodos a largo plazo.

También es útil planear la facilidad o dificultad de aplicar correctamente el método deseado. Si son pastillas, recordar tomarlas cada día; si es un parche, cambiarlo todas las semanas; si es un anillo comprobar que no salga…

En definitiva, la elección del mejor método anticonceptivo es algo muy personal, donde debes valorar todos los factores relacionados, tu salud o posibles problemas médicos preexistentes, deseos vitales y la frecuencia con la que necesitas tomar medidas. Siempre que sea necesario, apoyándote en especialistas médicos que puedan ayudarte a tomar la decisión más adecuada para ti en ese momento de tu vida.

Entradas recientes

Comentarios recientes