Mucho más que un sex shop o tienda erótica

Lo que nadie te ha contado sobre la masturbación

Disfrutar

06/05/2022

Lo que nadie te ha contado sobre la masturbación

La masturbación siempre ha sido un tema tabú, sobre todo en lo que respecta a la mujer.

Hablamos abiertamente con amigos de nuestras relaciones sexuales, pero cuando se trata de la masturbación no decimos ni mú. Y ellas, hasta se presupone que no lo hacen.

Afortunadamente todo eso está cambiando y es hora de acabar con los mitos negativos, mentiras y demás bulos que nos han inculcado durante siglos de represión sexual.

NO. La masturbación ni es pecaminosa, ni una cosa enferma, todo lo contrario. Es salud.

No hay nada más satisfactorio que hacer el amor con uno mismo tocándose y acariciándose para alcanzar el orgasmo. Veamos cómo podemos disfrutar al máximo del onanismo.

Cómo se trata en la actualidad la masturbación

Dicen que para querer a alguien, primero tienes que quererte a ti misma.

Pues con el sexo pasa lo mismo. Para mantener relaciones sexuales satisfactorias primero debes conocerte y saber qué te gusta y que no. Y eso se consigue con la masturbación.

Por suerte, hoy en día tenemos mucha más información que nos ayuda a normalizarlo.

Eso nos está permitiendo ser más curiosos que nunca y eso se nota.

Lo vemos en el auge de los juguetes sexuales y en el boom del empoderamiento femenino que también ha repercutido en el ámbito del placer de las mujeres o personas con vulva.

El acceso a la pornografía y a internet a edades más tempranas también ha ayudado a naturalizar en cierto modo el tema de la masturbación.

Cada vez son más habituales las conversaciones sobre qué succionador o masturbador tienes, o con qué frecuencia lo usas. De hecho, ha aumentado el porcentaje de personas que reconocen masturbarse, algo que antes era impensable sobre todo entre las mujeres o personas con vagina.

Según el estudio publicado en el Journal of Sex Education, el 85% de las personas con vulva reconoce que se masturba, por debajo del 96% de las personas con pene que sí lo admiten abiertamente.

Beneficios de la masturbación

Si de verdad fuéramos conscientes de lo beneficiosa que es la masturbación para nuestra salud, estaríamos todo el día dándole al asunto.

Pues bien ha llegado el momento de dejar de lado el miedo y la vergüenza para dar paso al conocimiento que nos llevará a disfrutar cada segundo de la masturbación.

  • Es saludable. Fortalece el sistema inmunológico y evita que aparezcan hongos genitales. Previene la endometriosis, una enfermedad urinaria que puede provocar infertilidad femenina.
  • Alivia el dolor. Especialmente aquellos relacionados con los malestares menstruales y otros síntomas ginecológicos. El orgasmo relaja los nervios e inhibe las respuestas negativas del organismo.
  • Cura el insomnio. ¡Sí, dormirás mejor! Una vez la persona alcanza el orgasmo, el cuerpo se relaja y el sistema nervioso tiende al descanso. Más popularmente conocido como “Vladimir, paja y a dormir”.
  • Mejora tu actividad sexual. Tanto en solitario como en pareja. No es cierto que la masturbación arruine el sexo en pareja. De hecho, sirve para conocer mejor tu cuerpo y tus gustos, como entrenamiento de tu resistencia y hasta puede que tardes más en llegar al orgasmo en una relación sexual compartida.
  • Menos estrés. Masturbarse es bueno contra el estrés porque relaja el sistema nervioso y todo el organismo. Fuera prejuicios, es algo sano que reduce la tensión del día a día.
  • Te hace feliz. Buscamos constantemente la felicidad en todos los ámbitos de nuestra vida. La masturbación es otro modo de alcanzar el nirvana durante la práctica y después del orgasmo. Alcanzar el orgasmo libera endorfinas, dopamina y oxitocina, hormonas que ayudan a aumentar la felicidad y disminuir la depresión.
  • Previene la eyaculación precoz. En el caso de las personas con pene, puede mejorar la calidad y la cantidad del esperma. Además es una forma de entrenarte para prevenir la eyaculación precoz. Ayuda a regular, controlar y temporizar ese momento durante la relación sexual.
  • Buen ejercicio. Tanto las relaciones sexuales como la masturbación requieren movimientos y esfuerzos físicos. Tocarse es un buen entrenamiento. ¡A darle duro!
  • Orgasmos más intensos. Si te masturbas con frecuencia estarás más relajado, te conocerás mejor a ti misma y te sentirás más seguro. Si aprendes a tocarte y saber en qué punto exacto alcanzas el clímax, gozarás de momentos espectaculares experimentando orgasmos mucho más intensos.
  • Zona pélvica. Fortalece el tono muscular en el área pélvica y anal. Además, en el caso de las personas con vulva reduce la pérdida de orina involuntaria en las mujeres, así como el prolapso uterino.

¿Es buena la masturbación en pareja?

Uno de los mitos más extendidos sobre la masturbación es creer que si estás en pareja no debes masturbarte. El onanismo no sustituye al sexo con otras personas.

De hecho, si prefieres masturbarte antes que tener sexo con tu pareja, es porque igual tu relación no va tan bien como piensas. Analízalo y vuelve a leer este artículo.

No nos cansaremos nunca de repetirlo, el placer genera placer. cuánto más sexo prácticas, más quieres. Por tanto, está demostrado que si te masturbas más, mayor serán tus ganas de practicar sexo con otras personas, sea tu pareja o no.

Masturbación en pareja, ¡sí!

Consejos para las mujeres o personas con vulva

Cuando hablamos de masturbación femenina, el tabú se multiplica.

Por suerte, el empoderamiento femenino y el boom del uso de los succionadores está acabando con esa impresión irracional y negativa sobre las personas con vagina.

Deja a un lado los prejuicios y la vergüenza y toma nota de estos tips para disfrutar de ti misma.

  • Libera tu mente. Centra tu atención en lo que estás haciendo, olvídate por un momento de todas tus preocupaciones y dedícate este rato solo a ti. Si por un segundo te distraes, tranquila, vuelve a retomar el punto en el que estabas, sin juzgarte.
  • Busca el momento. Las posibilidades son infinitas, encuentra el momento y el lugar para masturbarte. Puedes cambiar de sitio si no terminas de sentirte cómoda. La cama, la ducha, un baño público, en el coche antes de salir del parking…, solo depende de ti el dónde y el cuándo.
  • Experimenta con tu cuerpo. Hay tantas técnicas de masturbación como para gustos los colores. La mayoría se centran en la estimulación del clítoris y la vagina, pero el límite lo pones tú.
  • Introduce juguetería erótica. No dudes en incorporar juguetes sexuales para que la masturbación sea mucho más placentera y divertida. Y recuerda que las vibraciones también se pueden aplicar en otras zonas del cuerpo, como pezones, cuello, zona anal… y cualquier complemento, lubricantes o aceites de masaje siempre suman. Déjate llevar por ti misma.

Y si quieres profundizar aún más, no te pierdas este artículo sobre autoconocimiento, ¿mi vulva es normal?

Consejos para hombres o personas con pene

A diferencia de lo que sucede (o sucedía) con la masturbación femenina, entre los hombres el onanismo siempre ha estado mejor visto, sobre todo en la adolescencia.

Sin embargo, también hay mitos y dudas con respecto a ellos. ¿Me masturbo demasiado?

¡Atención, spoiler! Nunca nadie se quedó ciego por masturbarse.

Otra creencia falsa es pensar que las personas con pene lo tienen más fácil a la hora de masturbarse y que con dos movimientos repetitivos es suficiente para llegar al orgasmo. Error.

Veamos algunos consejos para que puedas recrearte y sacarle más partido a la masturbación.

  • Relax. Huye de las prisas en el baño y párate un momento, vale la pena relajarse y dedicarte tiempo para masturbarte. Busca nuevas técnicas y descubre tus zonas erógenas. Sí, hay vida más allá del pene y los testículos. Lo nuevo siempre es más placentero.
  • Deja el porno. Al menos por una vez tira de imaginación y, sobre todo, céntrate en tu cuerpo. Si estás viendo imágenes no estás siendo plenamente consciente de lo que estás sintiendo, si no que estás haciendo algo puramente mecánico. Tócate, mírate, disfrútate.
  • Prueba cosas nuevas. El objetivo es el orgasmo, vale. Pero el camino que te lleva hasta ese momento también es importante. Si estás a punto de acabar, para unos segundos y retómalo inmediatamente después. Te servirá como entrenamiento y te ayudará a temporizar la eyaculación en tus relaciones sexuales con otras personas.
  • Explora otros territorios. No te olvides del punto G (sí, tú también lo tienes, no es exclusivo de hombres gays). Estimula tu zona anal, ya que el punto G del hombre, es decir, el punto P está ahí dentro. Utiliza un dedo o un masajeador prostático para aumentar la sensación de placer, sentirás como se refuerza la erección y alcanzarás un orgasmo más potente.
  • Juguetes sexuales. El universo de la juguetería sexual es muy amplio, utiliza huevos de silicona, estimuladores y vibradores, masturbadores… Todo será bienvenido.

Y si quieres profundizar aún más, no te pierdas esta lectura sobre cómo mejorar la erección.

Consejos para masturbar a tu pareja

La masturbación también se puede añadir a las relaciones sexuales en pareja. De hecho, no todos nuestros encuentros sexuales tienen que incluir la penetración.

Una vez que te conoces a ti mismo, introducir la masturbación en pareja te ayudará también a saber más de la otra persona. Lo seguiremos diciendo hasta la saciedad, es muy importante la comunicación para que salga bien. Di lo que te gusta, pregunta lo que le gusta.

Una sesión de masturbación puede ser un juego erótico único que acaba ahí, o también como paso previo al coito. Vosotros decidís cuándo y cómo acaba la cosa.

Por si os animáis a masturbaros mutuamente, os dejamos algunas ideas.

No hay prisa. Tomaos vuestro tiempo, el que queráis, el que hayáis marcado o el que necesitéis en ese momento. Si no tenéis nada que hacer después mejor, así no tendréis prisa. Aseguraos de que no vais a tener interrupciones de ningún tipo para que podáis relajaros.

Entorno adecuado. Es importante que elijáis un sitio cómodo. La cama, el sofá o algún sitio nuevo pero en el que os sintáis seguros.

El ritmo. Cada cual tiene sus tiempos y sus ritmos. Cuéntale cómo te gusta que te lo hagan. La información es poder, si sabéis como masturbar al otro, será una experiencia increíble.

Comunicación. Una vez más, es imprescindible que os comuniquéis para que salga bien. En cualquier relación sexual necesitamos conocer los deseos y preferencias del otro. Pregunta y escucha. Y, obviamente, tiene que haber consentimiento mutuo y explícito.

Atentos. Desplegad todos vuestros sentidos y concentraros en lo que estáis haciéndole a la otra persona y en lo que estás sintiendo. No dejes que nada te distraiga.

Un juguete. La masturbación manual por sí sola ya es maravillosa, pero si añadís algún juguete sexual la experiencia puede multiplicarse. Ver como tu pareja juega con su masturbador favorito o utilizarlo tú para que esa persona disfrute puede excitaros mucho más de lo que piensas.

Resumiendo, la masturbación es absolutamente normal y común. Tampoco es obligatorio, pero sí recomendable. No solo no es un práctica que sustituya al sexo con otras personas, sino que debe entenderse como un complemento que puede utilizares incluso en las relaciones de pareja.

¡Práctica sin miedo!

Entradas recientes

Comentarios recientes