Mucho más que un sex shop o tienda erótica

Gatillazo, ¿cuáles son sus causas?

Relaciones

04/08/2022

Gatillazo, ¿cuáles son sus causas?

Gatillazo. Este nombre aterroriza a todos los hombres del mundo y, bueno, también a sus parejas. Básicamente, consiste en la pérdida momentánea y transitoria de la erección. Aunque el pene no es imprescindible en una relación sexual, y se pueden hacer muchas cosas con otras partes del cuerpo, que un gatillazo se presente en medio de la misma, suele cortar el rollo por completo.

No confundas gatillazo con disfunción eréctil

Gatillazo y disfunción eréctil no son lo mismo. El gatillazo es un momento incómodo en el que existe un problema de erección pero de forma momentánea y transitoria. Es decir, reversible. La disfunción eréctil, en cambio, puede ocurrir de forma generalizada en todas las relaciones sexuales. Es más, la disfunción eréctil suele impedir la erección por completo, desde el mismo inicio del encuentro sexual, mientras que el gatillazo ocurre en cualquier momento, y tras haberse producido la erección durante un tiempo.

Gatillazo: metáfora.

Causas de los gatillazos

Tener un gatillazo es algo bastante común. Al menos el 50% de los hombres lo sufren o lo sufrirán alguna vez en su vida. Dicho esto, y dada su alta probabilidad, conviene conocer las causas que lo producen.

Causas físicas

Existen diferentes causas catalogadas como físicas que pueden producir gatillazo en los hombres. Entre ellas:

  • El consumo de ciertos medicamentes, como por ejemplo antidepresivos
  • Consumir alcohol, tabaco o drogas
  • Tener bajos niveles de testosterona
  • Sufrid diabetes
  • Ser hipertenso
  • Estar cansado (sea cual sea la causa)
  • Algunas enfermedades neurológicas

Causas psicológicas

Y sí, por si las causas físicas no fueran suficientes, también existen causas psicológicas.

  • El estado de animo puede provocar el gatillazo: estar deprimidos, estresado… Por eso, es común sufrir gatillazo en las primeras veces, por el estrés que produce perder la virginidad y tener la presión de hacerlo bien
  • Tener algún trauma sexual
  • Haber sufrido previamente un gatillazo, lo que provoca que tengamos miedo de que vuelva a ocurrir
  • Tener problemas fuera de la relación sexual puede afectarnos a la hora de sufrir un gatillazo: todo es por las preocupaciones que nos pueden producir problemas económicos, laborales, familiares…

A medio camino entre una causa física y psicológica, podemos hablar también del momento en el que debemos ponernos el preservativo. Dado que produce una pequeña pausa en el camino, puede producir un gatillazo motivado por ese momento de preparación. Si, además, en el pasado, el hombre tuvo problemas para colocarlo, puede sentir ciertos nervios para que aquel momento en el que se lo puso mal o tardó en ponerlo, no se repita.

Cómo actuar frente a la situación

Como nadie está libre de poder sufrir un gatillazo, seguro que te ayuda saber qué debes hacer, y qué no, para afrontarlo.

Qué hacer

Lo mejor es asumir que ha ocurrido, y, con naturalidad, pensar en otras alternativas sexuales. Existen juegos sexuales para parejas y otras prácticas sexuales que podrán ayudarte a finalizar el acto sexual sin necesidad de que el miembro viril entre en juego.

Qué NO hacer

Decir aquello de “esto lo arreglo yo”. Ponernos aún más presión en “solucionarlo” puede ser peor aún. No nos viene nada bien aportar más estrés a la situación.

¿Se pueden prevenir los gatillazos?

Cuando hablamos de nervios ante una relación sexual, o miedo a no cumplir expectativas, en cierto modo podemos prevenir el gatillazo. Basta con relajarse, o al menos intentarlo. Debes pensar que el sexo es aprendizaje, y nadie nace sabiendo, por lo que entender que, si te equivocas, es algo natural, te ayudará a afrontar la relación con mayor relajación.

El otro miembro de la pareja también puede ayudar a prevenir el gatillazo. La estimulación masculina seguro que ayudará al hombre a sentirse más relajado y excitado.

No le des más importancia de la que tiene

Dicho todo lo anterior, no podemos dejar de quitarle hierro al asunto. Entendemos que es un corta rollos total, pero debes ver el gatillazo como algo normal que le ocurre, o le puede ocurrir, a cualquiera. Tan sólo podría llegar a ser preocupante si es demasiado recurrente, en cuyo caso podrás ir a un especialista para que te ayude a encontrar el origen del problema y te ayude a solucionarlo, tratándolo como se deba.

Esperamos que ahora que conoces un poco mejor en qué consiste un gatillazo y por qué puede producirse, puedas intentar evitarlo o, al menos, entenderlo un poco mejor.

Entradas recientes

Comentarios recientes